Jueves, 18 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

VALENCIA | NUESTRAS FIESTAS
El protector de los animales
Centenares de animales domésticos ataviados con sus mejores galas reciben la bendición de San Antonio Abad
Centenares de animales domésticos ataviados con sus mejores galas reciben la bendición de San Antonio Abad
El santo que nació en Egipto y optó por retirarse al desierto a rezar convocó ayer a millares de valencianos, a lo largo de la calle de Sagunto, cumpliendo la antigua tradición llevaron sus animales domésticos para que reciban el agua de la bendición de San Antonio Abad y les libre de enfermedades.

Ante la tribuna, instalada frente a la fachada de la parroquia de San Antonio Abad, conocido también popularmente por Sant Antoni del porquet, pasaron todo tipo de animales, entre ellos, las siempre atractivas reatas de caballos.

“La gente acude para proteger a los animales, otros piden salud para sus mascotas enfermas. Lo bonito es que esta tradición cada año va a más y eso es muy importante”, señaló Miguel Albors, presidente de la Hermandad de San Antonio.

El festejo en la ciudad se celebra desde hace 54 años gracias al esfuerzo de la Hermandad de San Antonio, cuyo programa de actos finalizará el próximo día 26, con el sorteo de una imagen de San Antonio y la tradicional rifa del porquet en el patio del Colegio Salesiano.

Panets i garrofetes
Frente a la tribuna, en la que también se situaron las falleras mayores de Valencia, Marta Reglero e Inmaculada Escudero, se formaron varias calles con vallas para que por ellas desfilaran los propietarios con sus animales domésticos. Todos recibieron els panets, les garrofetes y una estampa del santo.

Roki, un perro mestizo negro acudió para recibir la bendición correspondiente por sexto año consecutivo, acompañado por su dueño, Pedro, quien animó a recordar en un día con este “la compañía que hacen los animales” y los numerosos casos de maltrato que sufren muchas de las mascotas abandonadas.

La joven Paula Jiménez acudió a la gran fiesta con su bulldog, Troski, con el objetivo de agradecerle el haber ayudado a superar una depresión que no le permitía salir de casa. “Fue algo horrible, hasta que mi padre me compró este perro que es una maravilla”.

Si vistoso fue contemplar a estos pequeños animalitos como las tortugas, los periquitos, los gatos, los peces exóticos, los canarios, los cacatúas, las cotorras, los perros y hasta una oveja ataviada con las galas del traje regional valenciano, que polarizó la atención del público por la imaginación de su propietaria, más lo fue contemplar el desfile que protagonizaron los caballos, de carga y monta, ricamente enjaezados con sus antiguos y siempre brillantes atalajes y arneses.

Los tiros y reatas que no son más que una tradición huertana se pudieron contemplar en el desfile. Enormes carros tirados por hasta 20 caballos, encandilaron al numeroso público que muy temprano acudió a la calle Maximiliano Thous para ver su formación.

“Nosotros venimos desde hace doce años para ver el ambiente y, sobre todo, los carros tirados por los caballos que aún se mantienen gracias al amor que el labrador les tiene, pues hoy en día poco trabajo es el que tienen en el campo. Las máquinas hacen el de ello”, señaló Tomás Alcaraz, antiguo labrador de Alfafar.

Este tradicional festejo con el que se abre el calendario de fiestas y con él llegan las primeras paradas de porrat, tuvo como prólogo la celebración de una misa mayor en la iglesia de San Antonio Abad oficiada por Juan Bosco Sancho, inspector provincial de los salesianos.

Fiesta en los pueblos
La festividad de San Antonio Abad se celebró en más de un centenar de localidades, con misas, procesiones y bendición de animales.

Acerca de que en la iconografía del santo siempre aparece un pequeño cerdo, el director del archivo diocesano de religiosidad popular del Arzobispado, Andrés de Sales ferri, señaló: “no representaba inicialmente, en contra de la creencia popular, al patronazgo del santo sobre los animales sino que simboliza la tentación de que fue objeto por el demonio cuando permaneció en el desierto, absteniéndose de comer carne”.

La realidad es que San Antonio Abad es uno de los santos más populares que tiene la Comunidad Valenciana y al que en su honor se celebran hasta procesiones.

maferreira@lasprovincias.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS