Miércoles, 17 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

COMPROMISO CON NUESTRAS COSAS, NUESTRA GENTE
Nicolau Primitiu, serena valencianía
Si alguna vez hubo un valencianista culto, sereno y discreto, un constructor de consensos y pacificador de actitudes en torno a nuestra lengua y nuestra cultura, ése fue Nicolau Primitiu Gómez Serrano (1877-1974). El pasado lunes, en la Biblioteca Valenciana, se clausuró una gran exposición organizada en torno a su vida y su obra. Un grupo de especialistas en diversas disciplinas, capitaneados por Carmen Gómez-Senent y Josep Daniel Climent, se han dado cita para estudiar su legado, núcleo de la moderna Biblioteca Valenciana, y editar un libro-catálogo, un DVD, material didáctico y una larga serie de publicaciones.

El cierre de la exposición, de algún modo, es el inicio de una nueva fase de estudio sobre la obra de Nicolau Primitiu. Es hora, pues, de evocar su figura en estas páginas en las que LAS PROVINCIAS, cada semana, exhibe el legítimo orgullo de tener y haber tenido colaboradores de primera calidad y de evocar textos memorables. Porque, como no podía ser de otro modo, Nicolau Primitiu escribió con frecuencia en nuestras páginas.

Lo primero que sorprende en Nicolau Primitiu es que, básicamente era un empresario, no un profesor universitario. Propietario de una importante empresa de molinería de arroz (IMAD) Nicolau Primitiu gerenció a lo largo de su vida la actividad de la industria familiar y supo hacerla compatible con su gusto por la cultura, su sentimiento valencianista y una afición a la investigación lingüística, histórica, lexicográfica, arqueológica y artística que le llevó a competir con fortuna con los expertos universitarios. Siempre se mostró humilde y prudente ante ellos; pero todos reconocieron su valía.

Creó Acció Cultural Valenciana, entidad de actividad cultural valencianista y trabajó intensamente en Lo Rat Penat y en el Centro de Cultura Valenciana. Moderado y conciliador, sintió siempre el deber de recuperar la cultura valenciana de forma unitaria, sin color político. Consciente de los inevitables choques entre quienes querían llamar al valenciano catalán y los que defendían la personalidad de nuestra lengua y sus rasgos diferenciales, ideó en los años treinta una solución: llamar bacavá (balear-catalán-valenciano) al habla propia de las tres regiones vecinas. Estimulante y pacificador, Nicolau Primitiu estuvo en el nacimiento de las Normas de Castellón. En 1932, trató y fue protector del padre Luis Fullana y trabajó al lado de Teodoro Llorente Falcó, segundo director de LAS PROVINCIAS, en el Centro de Cultura Valenciana.

Durante la República, y más tarde en el franquismo, Nicolau Primitiu trabajo por Valencia cuanto pudo y supo. Con todo, es la guerra civil el momento clave de su historia personal: porque, como la exposición de la Biblioteca Valenciana ha evocado, es un tiempo en el que el investigador es apartado de su empresa, incautada por un comité sindical, y dedica su vida, de 60 años ya, a observar los días de la ciudad en tiempos tan delicados y difíciles.

Durante tres años escribió 4.000 folios sobre la Valencia en guerra. Y es ahora cuando la Biblioteca Valenciana, depositaria de ese tesoro manuscrito, va a empezar a transcribir las impresiones de un erudito, pensador y observador sensible sobre los días azarosos de la guerra.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS