Viernes, 22 de diciembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
El desarrollo sostenible (I)
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
Más noticias
El PP no acepta el candidato del comité local de Novelda y ratifica al alcalde como cabeza de lista
Los dueños de las mascotas que encuentre la Protectora de la Safor tendrán que pagar para recogerlas
Los niños de la guardería Wilson cantan villancicos en el ayuntamiento de Gandia.
El PP local elige a Frank Pérez como candidato a la alcaldía
Julián Toledo asume la presidencia del Mercat de Gandia para llevar a su falla “a lo más alto”
Camps apuesta por aplicar la ley
El PP de Xàbia advierte al PSPV de que “le saldrá el tiro por la culata” en el ‘caso FCC’
Esquerra Unida de Xàtiva considera que los nacionalistas quieren condicionar el pacto
Felicitación de Navidad a las bases.
El PP de Valencia rechaza a Mut y nombra a Torró candidato en Gandia
Mut: “No apoyaré a Torró, con él el partido no está en buenas manos”
“Descarto que Mut traicione al partido formando otro grupo”
El desarrollo sostenible (I)
Gandia abre un mercado solidario
Gandia recibirá 5,7 millones para remodelar el puerto y la lonja
El Ministerio de Justicia concede la creación en la ciudad del Juzgado de Instrucción número 8
Gandia homenajea a Mut, Climent y Camarena por ser Hijos Adoptivos
Sustraen varias papeletas de Sant Josep
Roban bebida y un ordenador del casal de Màrtirs
Nuevas reinas de Crist Rei
Presentación de Màrtirs
Morley acaba la primera vuelta entre los diez mejores jugadores
Rubén Pila abre la veda de bajas en el Oliva y se marcha al Sangonera
Moverlos mapas
Paulina Rubio
Ricky Martin
El misterio del pie perdido

Publicidad
Si el desarrollo sostenible es “el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades” (en palabras de la Comisión Mundial del Medio Ambiente y del Desarrollo, “Nuestro futuro común”, 1998), de tal definición podemos extraer, para poder dotarlo de contenido, los siguientes elementos:

1º.- La sostenibilidad se refiere al desarrollo, en el sentido que su concepto ha de aplicarse, aunque no exclusivamente, principalmente al desarrollo.

2º.- El desarrollo ha de encaminarse a satisfacer las necesidades actuales de los ciudadanos.

3º.- El desarrollo presente no puede evitar que las generaciones futuras puedan satisfacer sus necesidades.

4º.- La satisfacción de necesidades de una población no se limita, no puede restringirse exclusivamente al medio ambiente, habiendo de incluirse también las necesidades sociales, culturales, educativas, sanitarias, deportivas, etc., de otro modo no se entendería muy bien la expresión “para satisfacer sus propias necesidades”, bien sean éstas presentes o futuras.

5º.- El límite del desarrollo será, pues, el de la dimensión de sus propios recursos.

Por lo tanto, si un municipio no ha crecido, no puede propugnarse que no se desarrolle para que sean las futuras generaciones las que lo decidan (“nadie puede hipotecar el futuro de un municipio”) porque, de este modo, se estaría cayendo en la trampa del falaz argumento de la “slippery slop” (pendiente resbaladiza), que no es otra cosa que “una invitación a la prudencia frente a los resultados futuros y desconocidos que se pueden derivar de un cambio”.

Es decir, los sofismas que se emplean “para rechazar una proposición o desacon sejar una conducta, y por los que se anuncian consecuencias remotas, hipotéticas y desagradables”, argumentando que si un determinado hecho ocurre, otros eventos dañinos sucederán después inevitablemente, por lo cual no hay que permitir ni siquiera que pase el primero, y por lo que presume esta falacia, nunca podría desarrollarse ningún municipio porque siempre habría que esperar a que lo decida la generación siguiente.

Por tanto, el argumento basado en la falacia de la “slippery slop”, asociada al desarrollo sostenible solamente se fundamenta en las “futuribles” consecuencias negativas, simplemente porque pueden ser desfavorables, obviando que las consecuencias del desarrollo también pueden ser beneficiosas, por lo tanto, quienes argumentan con esta falacia no hacen más que aplicar sus temores a la realidad, producidos por su incompetencia.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS