Martes, 12 de diciembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
El Vaticano muestra al mundo “con total seguridad” el sarcófago de San Pablo
La Santa Sede aún no ha decidido si abrirá el hallazgo para analizar los restos del apóstol
El Vaticano anunció ayer el descubrimiento del sarcófago de San Pablo encontrado tras años de excavaciones bajo el altar mayor de la basílica romana dedicada al apóstol. La Santa Sede, que ha anunciado con “total seguridad” que el sarcófago pertenece al apóstol, todavía no ha decidido si lo abrirá para examinar los restos del apóstol.
Un descubrimiento de gran valor arqueológico pero también para la tradición cristiana que levantó la basílica donde se creía que fue enterrado Pablo pero sin que hasta ahora se tuvieran pruebas ciertas. “No hay ninguna duda que el sarcófago encontrado bajo el suelo de la basílica de San Pablo es el del apóstol”, explicó ayer arcipreste del templo, el cardenal Andrea Lanza di Montezemolo.

Los arqueólogos comenzaron sus excavaciones en el 2002 y sólo el mes pasado pudieron sacar a la luz, el sarcófago, que data al menos del año 390, y que yacía olvidado entre los estratos de los templos que fueron construidos uno sobre el otro.

En la losa sobre el sepulcro se puede leer en latín: “Paulo Apostolo Mart” (Pablo, apóstol y mártir) y presenta el agujero que se realizaba para poner en contacto la reliquia con el altar pero también para que los peregrinos pudieran introducir trozos de tela que tocasen los restos.

La segunda iglesia más grande
El sarcófago será expuesto a los fieles en la Basílica de San Pablo cuando se termine completamente de examinar pero aún no se ha decidido si se abrirá para analizar los restos del apóstol.

Según el cardenal Lanza Montezemolo, sólo el Papa puede decidir la apertura del sarcófago y aún no se ha expresado sobre esto. La apertura del sarcófago podría desvelar nuevos misterios de la tradición cristiana pues se desconoce si también se encuentra bajo la basílica la cabeza de San Pablo, que fue decapitado en el año 65 por orden de Nerón.

La Basílica de San Pablo Extramuros es, después de San Pedro, la iglesia más grande de Roma y surgió en la primera mitad del siglo IV por voluntad del emperador Constantino, en el lugar donde se indica la tumba del apóstol.

Fue reconstruida varias veces, la última fue en 1823, tras un incendio, y es la que se conserva actualmente y contienen los retratos de todos los papas de la historia de la Iglesia católica, comenzando por San Pedro.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS