Domingo, 10 de diciembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Alicante
Medicina heredada
La ciencia internacional, desde el siglo XIII, se nutre de las contribuciones de los médicos de la Comunitat
La ciencia internacional, desde el siglo XIII, se nutre de las contribuciones de los médicos de la Comunitat
Fotograbado de Andrés Piquer
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
Más noticias

Publicidad
t al día como hoy de hace cien años se entregó el premio Nobel de Medicina a Santiago Ramón y Cajal, el sabio aragonés formado académicamente en Valencia, donde vivió y dio clase muchos cursos. Este año se conmemora también el quinto centenario de la muerte de Lluís Alcanyís, que, además de dar nombre al hospital de La Costera, fue el primer catedrático de Medicina de la Universitat de València y uno de los primeros cirujanos europeos que practicó disecciones en pleno siglo XV. Buenos exponentes ambos de la vitalidad histórica de la medicina valenciana.

El setabense Alcanyís, autor de un opúsculo para combatir las plagas y epidemias que diezmaban las poblaciones (Regiment preservatiu i curatiu de la pestilència), “fundó el primer colegio de cirugía en 1462 y reglamentó el Estudio General de lo que hoy es la Universitat de València”, según el catedrático de Historia de la Medicina, José María López Piñero, quien está organizando junto a su mujer una exposición en la Biblioteca Valenciana.

La muestra, que se celebrará el primer trimestre próximo año, pretende ser un recorrido por la figura y obra del prestigioso médico. La contribución de Alcanyís, que murió el 25 de noviembre de 1506, no es un caso aislado. Los galenos de la Comunitat, con pocos medios pero con mucha dedicación, pusieron sus granitos de arena en la ciencia que gira alrededor del cuerpo humano, sus enfermedades y su curación.

Gilabert Jofré
Gilabert Jofré fue el primero que luchó para que los locos fueran atendidos como enfermos al equiparar la locura y la debilidad mental con las enfermedades somáticas. Fundó, junto con otros diez ciudadanos de Valencia, el Hospital de Ignoscents, Folls e Orats (subnormales, alienados y dementes) en 1409.

El carácter moderno de este hospital se manifestó en su gestión, a cargo de hombres llanos: “ni presbíteros, frailes, caballeros, juristas o notarios... porque dicha obra debe ser totalmente laica”, según recoge el libro 12 ejemplos de contribuciones valencianas a la medicina internacional.

El manicomio de Valencia sirvió de punto de partida a la amplia serie fundada en el resto de España, en Europa y en la América colonial española.

Otro galeno que da nombre a otro hospital, Arnau de Vilanova, hizo su aportación a la ciencia en el siglo XIII. Su contribución fue traducir del árabe al latín obras básicas sobre medicamentos. Redactó las normas de vida sana dedicada a Jaime II. Sus obras fueron muy difundidas en Europa. De él, según 12 ejemplos de contribuciones valencianas a la medicina internacional, se recibió una imagen distorsionada ya que escribió un tratado sobre magia, astrología y alquimia que fue aprovechado por algunos para tacharlo de brujo.

Entre los médicos valencianos de los años de transición del siglo XV al XVI destaca Gaspar Torrella, sobre todo en la relación con las llamadas nuevas enfermedades, como entonces fue la sífilis. Acompañó a Rodrigo de Borja, es decir, el papa Alejandro VI, a Roma como facultativo de cabecera. Ofreció un estudio fundamentalmente clínico y terapéutico sobre la sífilis en su tratado con historias clínicas contra la pudendagra o morbo gálico (1497).

Gaspar Torrella da nombre a una calle de Valencia. Lo mismo sucede con el doctor Luis Collado, quien fue discípulo de Pedro Jimeno, otros dos nombres de oro en la medicina valenciana.

Pedro Jimeno, nacido en Valencia en el tercer lustro del siglo XVI, convirtió la Universitat en una de las primeras de Europa en las que se impartió la enseñanza anatómica mediante la disección de cadáveres humanos realizada y explicada por el mismo catedrático. Cuando Jimeno abandonó Valencia en el verano de 1550, se nombró para sustituirle en su cátedra a Luis Collado.

Coetáneo a Jimeno y Collado, fue Miguel Juan Pascual, natural de Castellón, que escribió uno de los primeros textos impresos en Europa acerca de la contaminación urbana desde el punto de vista de la salud pública. Abordó la incidencia de la fetidez de las balsas, la insalubridad del mar, la exhalación del olor de las cloacas y los vapores malolientes de aguas estancadas sin árboles alrededor en los ciudadanos. El facultativo castellonense apuntó claves para investigar en la influencia del medio ambiente en la salud de las personas, una corriente médica que continúa más vigente que nunca.

Atlas anatómico
De pequeños, en la escuela, todos estudian el cuerpo humano, su estructura ósea, sus músculos y sus órganos. Ahora es muy fácil saber cómo somos por dentro, pero hace 400 años era toda una hazaña. De ahí que la obra anatómica del grabador Crisóstomo Martínez fuera la única contribución importante al saber morfológico realizada en España durante el siglo XVII.

La parte más valiosa de su labor fue la micrografía, de la que fue uno de los adelantados europeos. Hacia 1686 comenzó a trabajar en el atlas anatómico. Para su realización y edición las autoridades de la ciudad y el claustro de la Facultad de Medicina consiguieron permiso para que se financiara su trabajo.

No sólo las láminas de Crisóstomo, sino la trayectoria histórica de los médicos sirvieron de argumento para que Andrés Piquer luchará por reconocer el prestigio de Valencia como principal centro español de la anatomía práctica. Hizo su defensa desde Madrid y como vicepresidente de la Academia Médica Matritense. Llegó a afirmar: “La anatomía se enseña mejor en Valencia que en ninguna parte, y en Francia sólo se hace la anatomía ostentosa y delicada, que no sirve para la práctica”.

Heroicidad mundial
Al producirse la epidemia colérica, inicios de 1880, el catedrático cartagenero Amalio Gimeno se convirtió en la figura dirigente de un grupo de profesores de la Facultad de Medicina. A él se le debió la asimilación en el ambiente científico valenciano del descubrimiento del vibrión colérico por Kock (1883).

El grupo encabezado por Gimeno, al que se asoció los doctores Peset, Garín y Colvée, fue el promotor de la vacunación anticolérica de Ferrán. El 31 de diciembre de 1884, un trimestre antes del inicio de la gran epidemia, Gimeno, Colvée y Garín visitaron a Ferrán en Tortosa, quedando tan convencidos que se vacunaron. Al comenzar en marzo la epidemia en Xàtiva, Gimeno y Candela defendieron la aplicación de la vacuna. Ferrán, desde Tortosa, vino a Valencia. Montó su laboratorio en una casa que todavía se conserva (en la calle Pascual y Genís) e inició una campaña en la que se vacunaron más de 50.000 personas. En Alzira, con 16.000 habitantes entonces, se vacunaron 7.043.

La trascendencia de la vacunación masiva fue valorada en el siglo XX. La comunidad científica internacional reconoció que la medida fue “un importante hito en la historia de la salud pública”. Al doctor Ferrán le consideraron como el primero en conseguir “la inmunización activa del ser humano por bacterias de una forma admirable”, según el libro escrito por López Piñero.

Estos facultativos valencianos, que son sólo un grupo reducido, hicieron historia de la medicina sin recurrir al bisturí de diamante.

No eran tiempos para este instrumento, inventado en el siglo XX, pero su dedicación a la ciencia fue suficiente para que sus esfuerzos no cayeran en saco roto.

cvelasco@lasprovincias.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS