Jueves, 30 de noviembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
La AVL y l’Aliança per la bojaca
Vivimos en el “año de la falsificación histórica” y parece ser que el turno también le ha tocado a nuestra histórica Lengua Valenciana a la que, una encorsetada academieta (de una lengua sense nom) pretende domeñar bajo las voraces garras del retro-infame e infecto dialecte barceloní . Así, una vez todos “ben nuniformitzats i encaixquetats per la barretina”, els valencianets seguiremos alimentando los pingües negocios que hay detrás de toda esta tramoya lingüísticopolitiquera, comandada desde la timo-nació catalana.

Ya nos lo advertía, recientemente, el profesor de lingüística García-Gómez (Univ. de Valencia): “la reunificación de la lengua (valenciana), suponiendo que alguna vez haya estado unida, beneficiará esencialmente al sector editorial (catalán), que reduce sus costes en la misma proporción que incrementa sus beneficios. No es lo mismo hacer una tirada de mil ejemplares en versión catalana –digamos más bien en infame dialecto barceloní– y otros mil en versión valenciana, que imprimir dos mil en versión única para su distribución por todo el mundo , incluyendo Valencia”. ( El valenciano entre rejas . LV 15.02.06).

Y es que esta normalitzada academieta, entendida por algunos de sus politizados miembros como instrumento ejecutor de la sibilina uniformització cap al bastardo dialecte, viola, presuntamente, nuestra recién estrenada Carta Magna que define claramente, por ley, la denominacion de lengua valenciana/idioma valenciano y que ellos, los dialectizados académicos, en ningún caso aceptan, jamás reconocen, ni mucho menos defienden como postulantes, que son, del provenzal dialecto fabrino.

Sin ir más lejos ahí tenemos a su docilísima presidenta diciendo en la presentación de su recién parida Gramática Normativa Valenciana (que en purísima decencia debería de haberse llamado: Gramática Normativa de la Lengua Valenciana ) afirmaciones como: “Es la mejor gramática normativa del valenciano escrita nunca por valencianos” ... (LP 17/11/2006). Falso. Muy falso. Por no tener esta presidenta no tiene ni la sabia categoría de hablar de “normativa de la lengua valenciana” , pues, para la AVL, eso sería anatema barretinesco.

La señora Figueres, con sus lagunas y complejos filológicos, se equivoca doblemente: 1. sabido el percal de los emisarios IEC + IIFC, metidos a politico-académicos-AVL, es fácil de entender su desbordado afán “per l’unitat de la llengua” entendida esta no ya “com a negoci llingüístic” sino como la servidumbre vergonzante de Valencia hacia lo que denunciaba Mosén Alcover ya en 1913 : “¿Qué derecho ni categoría literaria tiene el (dialecto) barceloní ante el catalán balear, occidental y la lengua valenciana? Dar al barceloní tal derecho y categoría ¿no es tal vez crear un centralismo lingüístico? ( Geografía general del reino de Valencia de Fco. Carreras Candi. Pág. 692. 1927). ¿Es esta ignominia lo que los politicoacadémicos llaman “unitat de la llengua”?

Y segunda falsedad: semejante unitat bastarda nos obligaría a olvidarnos del background de nuestra acreditada lengua valenciana con sus leyes de evolución histórica que la han categorizado como tal y de las que ya hablaba en mi anterior artículo (LP 16/11/ 2006) . Esas leyes y arsenal histórico que sí que han recogido, con singular modernidad en sus Gramáticas de la Lengua Valenciana, nuestros ilustres filólogos valencianos pare Lluís Fullana y José M.ª Guinot i Galán. La AVL llega tarde y, además, desviada.

A la olvidadiza señora Figueres convendría refrescarle aquellas famosas palabras en el Parlamento de Madrid de su colega de partido y senador valenciano, Manuel Broseta, rugiendo contra la feroz obstinación catalanista de querernos imponer en el Estatuto de Autonomía Valenciano el infame e infecto dialecte barceloní . Con inmensa dignidad el senador Broseta impidió tan vergonzante humillación.

“Negamos que la lengua valenciana sea catalán. Negamos el concepto de unidad de la lengua. Negamos y nos oponemos al monolitismo científico. Es evidente que entre el idioma catalán y el idioma valenciano existen elementos profundos comunes, pero es evidente que en la Comunidad Valenciana corresponde el derecho a recoger del pueblo y conformar su propia lengua. Me permito aconsejar la lectura atenta de las normas de Castelló, que se reconocen, asimismo, como provisionales en su contenido. De ellas se han separado instituciones culturales ligüísticas, científicas de Cataluña y Valencia, y es perfectamente político y científicamente admisible que una comunidad intente adecuar su ortografía y su fonética”.

Hay quien entregó su vida con honor y por amor a su tierra. Hay otros, parece ser, que se arrastran por la crematística moda de l’Aliança per la bojaca. Pero rellenando siempre las mismas alforjas y con el tocomocho de “l’unitat de la llengua” de señuelo.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS