Jueves, 9 de noviembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
Otro Mestalla para el Levante
El consejo granota, disconforme con la actitud de los políticos hacia el Valencia, sueña con recibir la misma colaboración
El consejo granota, disconforme con la actitud de los políticos hacia el Valencia, sueña con recibir la misma colaboración
Estratégicamente, el día es perfecto. A 48 horas de la puesta de largo del nuevo Mestalla, de lo que se habló ayer fue de la posibilidad del nuevo Ciudad de Valencia. ¿Y por qué no? Desde luego, el Levante no parece decidido a coger el toro por los cuernos pero sí al menos a dar un par de capotazos para comprobar la respuesta general. Si desde el corazón del club granota se considera que los políticos valencianos, los que mandan, han percibido la sensibilidad y las necesidades del Valencia con respecto a su ambicioso proyecto de crear un estadio emblemático para la ciudad, la incógnita que se plantea es qué pasaría si el Levante pusiera encima de la mesa una propuesta de recalificación del campo de Orriols con el objetivo de construir un nuevo recinto.

“En estos momentos la idea de hacer un nuevo estadio es bonita, ¿a quién no le gustaría gozar de una mejor instalación? Hace dos o tres años sería imposible pensar en eso pero ahora las circunstancias han cambiado”, comentaba ayer esbozando una sonrisa un consejero con poder de decisión en el Levante. No obstante, desde el club no se ha efectuado ni un solo movimiento al respecto, ni tampoco una muestra de intenciones pero al menos el globo sonda ha tenido efecto y hasta una repercusión esperada.

Desde el punto de vista de la lógica se hace difícil pensar que ni a corto ni a medio plazo el Levante pudiera realizar una operación de tanto calado pero es palpable que en el seno del consejo azulgrana no ha sentado bien el amplio margen de maniobrabilidad que desde las instituciones se ha aplicado con respecto al Valencia y al nuevo Mestalla, proyecto que desde el primer momento el Levante se ha sentido totalmente ignorado en lo que respecta a la posibilidad que en su día se habló de hacer un campo que fuera propiedad del municipio.

No son pocos los consejeros que muestran ahora y en privado –aprovechando la cercanía de las elecciones municipales y autonómicas– una contundente disconformidad con las instituciones valencianas por el trato tan dispar que se dispensa a Valencia y en menor medida al Villarreal con respecto al resto de clubes de la Comunidad. El baremo con el que se negocia el contrato de TVV –y también el trato informativo– es desde luego la herida que más molesta y que sigue sangrando. En la última reunión que mantuvo el consejo se deslizaron comentarios respecto a este malestar con el PP pero hasta la fecha vence la prudencia.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad