Viernes, 15 de septiembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

tienda de campaña
El Xúquer se está muriendo
Las madres, en Beneixida y Càrcer, pasaban el verano en un ay. Porque los críos, de la piel del diablo, iban a bañarse al Xúquer, que llevaba, en julio y agosto, un caudal respetable y poderoso que arrastraba al nadador La gracia estaba en viajar, en tirarse aquí y abandonar la corriente medio kilómetro más abajo, con precisión calculada. Eso lo hacían los niños. Porque los adolescentes y mozos iban al azud de Antella, a pasar por el túnel, a jugarse la piel buceando medio minuto bajo las compuertas, un juego que a los gorditos de ciudad nos parecía suicida.

Xúquer, que me corrijan los arabistas, quiere decir devastador. Su nombre evoca catástrofe y asalto a traición, riada peligrosa y sin aviso. Por eso es especialmente triste ver esta agonía de septiembre, este estiaje sin piedad que ha dejado al viejo río convertido en un charco del que hay que sacar los peces con salabre para llevarlos al contenedor de la basura.

Aquellos chicos que aprendieron a nadar en el azud de Antella tuvieron brazos fuertes; y en octubre de 1982 pudieron cruzar a nado la plaza mayor de Beneixida hasta entrar en su casa por el maldito balcón. Sus hijos y nietos, la gente joven de las dos riberas, son ahora socios de “Xùquer viu” y miran con estupor su río, sin atinar a encontrar el hilo que explique el desastre: ¿Por qué el Xùquer ya no lleva agua como antes? ¿Quién tiene la culpa de todo este insólito desastre?

¿Estará cambiando el clima? El clima, que cambia todos los días desde hace cien millones de años, ni se inmuta. Escrito está hace décadas que los ríos de la cuenca mediterránea son así, propensos a grandes riadas y severos estiajes: “O gran secá o gran arremullá”. Pero habrá que hacer algo: al grito de “Salvem el Xùquer” se ha convocado, para mañana, una manifestación que parece una rogativa política.

Quizá son los humanos los que van a tener que cambiar su percepción de lo que es solidario, progresista o natural. ¿Qué hacemos con los 40.000 pozos ilegales de Castilla-La Mancha, el trasvase al Vinalopó y la macrourbanización de Cullera?



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad