Miércoles, 13 de septiembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

C. VALENCIANA

Valencia
Un informe genético apunta a Maeso como única fuente de los 276 contagios de hepatitis C
Los expertos descartan la posibilidad de que el virus se transmitiera de un paciente a otro
Los peritos genetistas que durante cinco años han analizando el virus de los 276 afectados por el contagio masivo de hepatitis C, imputado a Juan Maeso, afirmaron ayer durante el juicio que el brote tuvo un único causante. Los expertos descartan que el virus se transmitiera de un paciente a otro y apuntan directamente al anestesista.
El juicio que se sigue contra el anestesista Juan Maeso se reanudó ayer, tras el verano, con el testimonio de los peritos expertos en genética que analizaron el virus de los 276 pacientes afectados por el contagio masivo de hepatitis C.

Los expertos concluyeron su informe asegurando que el brote tuvo “un único causante”, y que, según los datos examinados, “no cabe otra interpretación” al respecto.

Así de contundentes se expresaron el subdirector de la Sociedad Española de Biología Evolutiva, Andrés Moyá, y el profesor Fernando González. Ambos señalaron la muestra índice, la del anestesista, como “fuente única” del contagio.

“Con los datos que hemos manejado durante la investigación (que han durado cinco años) no cabe otra interpretación”, aseguró González, quien descartó, además, la posibilidad de que el virus se transmitiera de un paciente a otro.

Según este genetista, el “origen común” del virus que padecen los afectados es “compatible” con la tesis del Ministerio Fiscal, que responsabiliza al anestesista del contagio masivo y solicita 2.214 años de prisión por 276 delitos de lesiones con tres delitos de homicidio.

Andrés Moyá refrendó que los resultados de sus análisis “han sido sistemáticamente los mismos” durante los cinco años en los que el juzgado de instrucción les ha estado remitiendo progresivamente las pruebas, según iban teniendo conocimiento de nuevos afectados.

Fernando González precisó que 147 de las 276 muestras analizadas tienen “cero diferencias” con la de Maeso, y que otras “69 ó 70” tienen “una diferencia”, lo que evidencia la “estrechísima relación filogenética” que hay entre las mismas.

Este experto explicó también que la tipología del virus “sería distinta” si éste se hubiera transmitido entre pacientes, y subrayó además que el contagio no se ha producido en un espacio de tiempo acotado.

4.000 secuencias genéticas
En este sentido, recalcó que “sería un error considerar que existe un virus padre”, ya que el contagio se ha producido durante un largo periodo de tiempo en el que el virus ha experimentado cambios, si bien “todo el brote ha tenido un origen único humano”.

No nos cabe duda alguna de que ha existido “un brote epidémico focalizado en dos hospitales”, subrayó Moyá, quien reiteró que los 276 contagios “derivan de un mismo caso”.

Antes de exponer las conclusiones de su informe, ambos explicaron la metodología empleada para su elaboración, basada en “la deconstrucción de la historia evolutiva del virus” mediante el análisis de más de 4.000 secuencias genéticas.

Moyá indicó que se trata del “mayor estudio” realizado hasta el momento “a nivel internacional”, dado el “el gran número de afectados y de datos que se han analizado” y admitió la dificultad que conlleva “entender toda esta ingeniería genética en unas horas”, ya que requiere “dos o tres años de estudio”.

El análisis se ha realizado mediante la técnica “PCR” (Reacción en Cadena de la Polimerasa), tecnología merecedora de un Premio Nobel en 1993 y que a juicio de Moyá ha resultado “fundamental” para la biología evolutiva, ya que permite “acceder directamente a los genes y obtener copias de regiones concretas”.

Según explicó, el 97% de todas las muestras que le remitieron los diferentes hospitales para su estudio tenían la suficiente “carga viral” para efectuar la prueba.

Por otra parte, el tribunal de la Sección Segunda admitió la alegación del letrado de la defensa, Francisco Davó, para conocer los datos de la Conselleria de Sanidad que los peritos genetistas emplearon en la elaboración de su estudio, ya que si son erróneos “todas las calibraciones podrían estar mal”.

También admitió la petición de que se traduzcan unas referencias bibliográficas escritas en inglés que están incluidas en el informe, “pues no se puede exigir el esfuerzo adicional” de comprender un documento científico en otro idioma, destacó el abogado defensor de Maeso.



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad