lasprovincias.es
Sábado, 26 de agosto de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares    Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO SERVICIOS LP PUNTO RADIO LP TEVA CENTRO COMERCIAL

EDICIÓN IMPRESA
Valencia
Un joven muere tras ser embestido por un toro en las fiestas de Sollana
Vicente S., de 26 años, se convierte en la cuarta víctima mortal en lo que va de año
Un joven de 26 años de edad, vecino de Sollana, falleció en la mañana de ayer en el Hospital de la Ribera. Vicente S. había sido ingresado en la madrugada del miércoles al jueves después de golpearse la cabeza violentamente tras ser embestido por un toro. Esta muerte eleva a cuatro las víctimas mortales este año por bous al carrer.
Un testigo del hecho señala el lugar en el que Vicente cayó por primera vez.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad
La muerte de un joven de 26 años de edad ensombreció las fiestas de Sollana. Vicente S., un vecino de la localidad de la Ribera Baixa, falleció ayer en el Hospital de la Ribera de Alzira después de que en la noche del pasado miércoles al jueves fuera embestido por un toro embolado durante las fiestas del municipio.

Los hechos ocurrieron alrededor de la una y media de la noche ya del jueves.

Según explicaron testigos del hecho, Vicente resbaló en un momento del acto festivo, lo que aprovechó el toro para golpearle violentamente. La caída fue tan desafortunada que el joven se golpeó en la cabeza y se causó un grave traumatismo cráneoencefálico.

‘‘Fue muy mala suerte. Nunca se había visto que un herido por toro embolado no tuviera ni la ropa quemada ni señales de cornadas en su cuerpo. Falleció por el golpe”, comentó uno de los vecinos del municipio que, conmocionado, manifestaba a LAS PROVINCIAS su pesar mientras, de fondo, sonaban las campanas de la iglesia para dar a conocer la noticia, aunque ésta corrió como la pólvora por las calles de la población, ya que el joven era bastante conocido.

Traslado urgente
Inmediatamente después de resultar herido, fue trasladado al Hospital de la Ribera, donde fue atendido, pero donde falleció en la mañana de ayer debido a la gravedad de las heridas que presentaba en la cabeza.

Los mismos vecinos consultados tampoco recordaban que en los últimos 30 años se hubieran producido incidentes similares en las fiestas taurinas de este municipio de la Ribera Baixa, que siempre se han caracterizado por su gran seguimiento popular.

No en vano, desde los municipios cercanos se ha convertido ya en toda una costumbre acercarse hasta Sollana para disfrutar de los toros que, en esta ocasión, se venían desarrollando desde el jueves 17 de agosto.

Tanto la plaza Mayor como las calles cercanas, tras la correspondiente colocación de andamios, se habían convertido en una improvisada plaza de toros en la que hasta el jueves, todo se había desarrollado con normalidad.

Así, en la jornada de ayer, y en medio del silencio, se podía observar la retirada del improvisado circuito taurino por el que discurrían las reses.

Los bous al carrer han dejado ya, en lo que va de año, otros tres muertos más. El último de ellos, en Puerto de Sagunto, el pasado 9 de agosto. Un hombre de 54 años fallecía en el Hospital de Sagunto tras haber ingresado una semana antes por una herida de asta de toro. El hombre, de origen leonés, había recibido más de diez cornadas del toro llamado Ratón.

Festejos en Onda
Otro de los sucesos tuvo lugar en Onda el pasado 12 de agosto. Eduardo Perales, de 28 años, participó por última vez en una fiesta de bous al carrer en Onda. Uno de los toros lo embistió en el tórax. El joven no sufrió cornada alguna, pero el choque con el animal le produjo daños irreversibles. La autopsia confirmó que la muerte se debió a los traumatismos.

El pasado mes junio, un vecino de Bétera murió después de pasar un mes en coma. El derrame interno que le causó la embestida de una vaquilla cuando participaba en los bous al carrer de su localidad resultó mortal. El hombre, de 53 años, se golpeó la cabeza contra el suelo.