Fallece Francisco Blay Villasante, general consejero togado del Cuerpo Jurídico Militar

Francisco Blay Villasante/
Francisco Blay Villasante

El jurista valenciano fue también fiscal de la Sala V del Tribunal Supremo entre los años 1989 y 1993

J. F.

Ha fallecido en Valencia el general de División del Ejército del Aire, Francisco Blay Villasante, a los 87 años de edad.

Nacido en Llombay en 1930, Blay Villasante fue un prestigioso jurista, consejero togado del Cuerpo Jurídico Militar y entre los años 1989 y 1992 ocupó el cargo de fiscal de la Sala V del Tribunal Supremo. Fue distinguido con la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort y estaba en posesión de la Gran Cruz del Mérito Aeronáutico.

Dirigió la revista de Derecho Militar y a lo largo de toda su carrera profesional se esmeró en impulsar una visión liberal y progresista de la justicia militar. Participó activamente en la reforma del Código Penal Militar en los años 80 y en su día se opuso a que se le concediera la libertad condicional al teniente coronel golpista Antonio Tejero.

Fue, sin lugar a dudas, un militar atípico por su ideología aperturista, partidario en su día de la abolición del servicio militar obligatorio y defensor de una concepción más progresista y apasionada de la vida.

Siempre se sintió muy vinculado a su pueblo natal, Llombay, donde su padre, Arturo Blay, fue alcalde, juez de paz y músico. También los llombaínos han correspondido a ese cariño sintiéndose muy orgullosos de sus logros profesionales como militar y como jurista. Siempre que pudo participó en las fiestas de Llombay. Como anécdota, cabe recordar que el 9 de marzo de 1963 actuó como mantenedor de la Fallera Mayor Infantil de la localidad, de la que glosó sus encantos y cualidades personales. Por aquel entonces era ya capitán del Cuerpo Jurídico del Ejército del Aire.

De la misma forma, mantuvo una estrecha relación con la localidad de Llíria, donde dirigió la empresa de aguas potables y fue impulsor de la Urbanización San Gerardo en los años 60, precursora del fenómeno urbanístico que ha vivido la comarca de Camp de Túria.

Amante de la literatura, apasionado por el cine clásico y por la música, disfrutaba particularmente con las tertulias literarias regadas con buenos vinos. Era igualmente un gran amante de la cultura valenciana y seguidor incondicional del Barça, su equipo de fútbol.

Casado con Natalia Font Ferrando, era padre de cuatro hijos, dos de ellos conocidos profesionales de los medios de comunicación valencianos. El mayor, Arturo, vinculado a la Cadena Ser, fue también durante una etapa colaborador de este diario. Y Natacha, que trabajó durante 23 años en la extinta Radio Televisión Valenciana y actualmente en Apunt. Amparo y Paco son sus otros dos hijos.

Fotos

Vídeos