Las Provincias

Joan Ribó apoya con un informe municipal los cambios del callejero tras las críticas

El alcalde Ribó conversa con el concejal Jordi Peris, ayer en el hemiciclo. :: D. TORRES
El alcalde Ribó conversa con el concejal Jordi Peris, ayer en el hemiciclo. :: D. TORRES
  • La junta aprueba hoy las 51 modificaciones de nombres de calles del régimen franquista y el PP dice que se hace a «golpe de ira y fobias»

El Ayuntamiento tiene previsto aprobar hoy en la junta de gobierno el cambio de nombre de 51 calles de Valencia, dentro de la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica. El concejal del grupo popular Alfonso Novo desveló ayer durante el pleno que la concejalía de Cultura incorporó el pasado martes informes que avalan el realizado por la Universitat de València, después de varios días de críticas por las dudas en la supresión de algunos rótulos (lo dice el mismo documento), así como la incorporación de 16 personas con una fuerte actividad política, sobre todo de ideología socialista, comunista y anarquista.

La comisión informativa aprobó el jueves un listado que ya tenía varias modificaciones respecto al inicial presentado el martes anterior por la concejal de Cultura, Glòria Tello, al incluir el nombre de Pere Maria Orts a petición de la Acadèmia Valenciana de la Llengua.

Ese día, el grupo popular reclamó que el informe de la Universitat de València, una investigación que ha costado 17.000 euros, fuera contrastado por otro realizado por los técnicos municipales. Los informes añadidos que pasarán hoy por la junta corresponden al servicio de Recursos Culturales y justifican el origen de las peticiones y que los cambios se deben a la eliminación de nombres vinculados al régimen franquista, así como una pequeña biografía de las nuevas incorporaciones.

La concejal Tello aseguró que estos informes se incorporan ahora porque «es lo que toca», lo que fue recibido en la bancada popular con sorna y risas. Novo señaló que las modificaciones en 51 calles «afectarán a más de 20.000 vecinos y 400 establecimientos comerciales, empresas, restaurantes y bares».

Durante doce meses a partir de su aprobación serán compatibles los dos nombres, por lo que convivirán los dos rótulos a todos los efectos, tanto fiscales como para el correo. El edil del PP cuestionó los motivos que han llevado al alcalde Ribó y a sus socios de gobierno del tripartito a llevar adelante el cambio de nombre de las calles. «Lo que ustedes pretenden es cambiar el callejero a golpe de ira, de fobias y complejos, y sin además haber sometido este proyecto a información de las Juntas de distrito», aseguró.

La concejal de Cultural afirmó que la medida nace de la «transversalidad y la participación ciudadana», así como la necesidad de asumir el mandato de la Ley de Memoria Histórica. Acusó al grupo popular de «poner trabas y excusas para continuar en la ilegalidad».

El debate estuvo precedido por una intervención del coordinador del Grupo de Recuperación de la Memoria, Matías Alonso, quien calificó de «hito» el acuerdo que tomará hoy la junta de gobierno. Destacó la inclusión del dirigente vecinal Félix del Río, de Torrefiel, en la actual calle Marco Merenciano.

La moción del grupo popular fue votada a favor por el grupo Ciudadanos, que en la comisión votó a favor de la modificación del callejero. Planteaba que se aprobases entre todos los grupos políticos un criterio consensuado destinado a que «este tipo de decisiones tenga continuidad y no esté sujeto a los vaivenes políticos del Ayuntamiento. «Y por eso mismo señor Ribó, ni se puede ni de se debe estar con los cambios en el callejero cada cuatro años, con costes importantes para los vecinos afectados y sin que esta Corporación haya fijado un criterio compartido», expuso Novo, quien dijo por último que algunas eliminaciones no están suficientemente justificadas, como sucede con Castán Tobeñas, Jerónimo Luzzati o el matrimonio Alcántara-Ríos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate