Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Sábado, 23 agosto 2014

Sucesos

Sucesos

El empresario saguntino que lideraba una de las redes de narcos más importantes comenzó como camionero y edificó un imperio de negocios que usaba de tapadera

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Mis comienzos fueron desde el camión. Empezé a vender alguna parcela, algún piso... Todo desde el camión. En la cabina llevaba mi oficina». Son palabras de Rafael Ruben Núñez Cencerrado en una reciente entrevista publicada por la revista virtual de Puerto de Sagunto watport.com.
El empresario saguntino que lideraba una de las bandas de narcos más importantes de España es el clásico ejemplo de empresario joven hecho a sí mismo. De la nada a un imperio de casi una decena de empresas en diferentes sectores. Luego los coches de lujo, las motos acuáticas, las fiestas en yate, los millones y, en el medio del gran pastel, la cocaína, ingrediente que sólo conocían sus más íntimos colaboradores.
«Fui creciendo, adquiriendo nuevos camiones a la par que vendía pisos. Compré algún solar, con lo que comenzó la construcción y, viendo que esto era pasajero, decidí diversificar riesgos, por lo que me introduje en el mundo de la restauración», explica Núñez en la entrevista.
Antiguos empleados de algunas de sus firmas y compañeros transportistas de Sagunto empiezan ahora a atar cabos. «No podíamos competir con él. Sus empresas de camiones ofrecían precios tan bajos que no sabíamos cómo podía mantenerlas y llevar ese ritmo de vida. Ahora comprendemos que eran tapaderas para canalizar el dinero de la droga», señaló un transportista de la localidad que prefiere no identificarse.
En la misma línea opina un antiguo trabajador de Núñez. Ahora entiende muchos de los excesos de su jefe. «Tenía hasta un helicóptero y todo tipo de cosas de lujo. Eso no era normal. Siempre pensé que había algo raro», apuntó.
El presunto narcotráficante admiraba al pintor francés Paul Gauguin. Por eso bautizó uno de sus restaurantes con el nombre del cuadro Orana María. Ayer seguía abierto, pero la incertidumbre se huele entre los aromas de cocina mediterránea. «Espero que a pesar de lo ocurrido podamos seguir trabajando como hasta ahora», afirmó una empleada.
«No me esperaba esto»
En la falla El Palleter de Puerto de Sagunto, a la que Núñez pertenecía, no salen de su asombro. «Jugaba con él de pequeño. Luego fuimos creciendo y nos distanciamos pero no me esperaba esto. Sus padres son gente muy querida en la falla. Estamos todos fuera de juego», confesó un miembro de la comisión.
Otra de las firmas vinculadas al saguntino es Construcciones Núñez, una empresa que, según dijo, tuvo que aparcar a causa de la crisis. El presunto capo de la droga aseguró en la citada entrevista que asumía los problemas económicos «apretando el cinturón y trabajando más que nunca, de domingo a domingo». Explicó que las medidas que tomaba para paliar la crisis eran «vender, vender y vender. Más que nuca».
Según fuentes policiales, Núñez vendía. Y mucho. Los agentes encargados de la investigaión cifran en alrededor de un millón de euros el dinero en metálico confiscado, en diferentes partes de España, a la banda de traficantes que dirigía el saguntino.
Sus tentáculos económicos tocaban también el mundo de la estéctica. Creó Sándalo Salud y Belleza, una clínica que ofrece peluquería, quiromasaje, acupuntura, lifting, tratamiento fácial... «Lo de la clínica fue por una de mis pasiones, que son las motos de agua, en la que estoy compitiendo a nivel mundial», explicó el empresario detenido. Núñez también quería ampliar sus miras en este sector con un área de rehabilitación y cirugía estética.
El jefe Superior de Policía, Antonio Moreno, resumió así la estrategia del saguntino: «Se trataba de empresas legalmente constituídas y con una actividad normal, pero que servían para esconder el otro negocio, el de la cocaína». Ahora la Audiencia Nacional, que coordina la investigación del caso, intenta descubrir qué parte de este reino empresarial estaba hecho con cimientos de narcotráfico.
En la operación policial contra Núñez y su trama de narcotráfico también ha sido arrestado un empresario de menor renombre que tenía su residencia en Náquera. Posee una industria de hierros y viajaba habitualmente a Colombia. Los agentes le intervinieron una caja fuerte con 50.000 euros y varios coches de lujo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS