Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 23 julio 2014

Portada

13.09.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Marruecos busca su futuro en el mar
PAULA ROSAS RABAT
Desde la bahía de Algeciras, entre los buques de contenedores, se aprecia, a lo lejos, unas pequeñas manchas blancas en la costa marroquí. «Son las grúas de TangerMed», explica una trabajadora del puerto. «Aquí corre el rumor de que las han pintado de blanco como desafío, para que las veamos bien desde la otra orilla», asegura.
Los recelos de Algeciras están bien fundados. Puede que el color elegido para las grúas sea aleatorio, pero la apuesta de Marruecos por posicionarse como una potencia portuaria en el Mediterráneo es firme. El puerto de Tánger-Med, que abrió su primera terminal en julio de 2007, mueve ya más de un millón de TEUS (contenedores de 20 pies) al año. Cuando la prolongación de sus instalaciones, Tánger-Med II, esté en funcionamiento, tendrá una capacidad potencial de 8,2 millones de TEUS, según anunció Saïd el Hadi, presidente de la Agencia Especial Tánger Mediterránea (TMSA), que lo gestiona. La iniciativa parte del rey Mohamed VI y prevé, además del puerto, plataformas industriales, zonas logísticas e infraestructuras de comunicación, junto a asentamientos urbanos y turísticos, para dinamizar económicamente el norte del país. Especialmente la zona de Tánger, que se ha convertido en una de las más industrializadas de Marruecos, y donde se planea la creación de 300.000 puestos de trabajo en los próximos 20 años.
Los efectos de Tánger-Med, en el que se invertirán más de 3.000 millones de euros entre capital público y privado, ya se sienten en la economía marroquí. Gracias al nuevo puerto, el país ha conseguido pasar, en tan solo cuatro años, del puesto 78 al 33 en el índice mundial de conectividad marítima que elabora cada año la UNCTAD (ONU). Con 40 conexiones marítimas directas, el reino alauita ya es el segundo Estado mejor conectado en África, por detrás de Egipto.
El puerto ha atraído, además, a algunos de los mayores operadores del mundo, como APM Terminal (filial de la multinacional danesa Maersk), que se ha hecho con la Terminal 1, de 800 metros de longitud, junto con el grupo marroquí Akwa. La Terminal 2 fue adjudicada al operador alemán Eurogate-Contship y las compañías marítimas MSC (Suiza) y CMA-CGM (Francia).
La primera empresa española instalada en el nuevo puerto es Boluda (propiedad del ex presidente del Real Madrid, Vicente Boluda), que con sus cuatro remolcadores se encarga de conducir a los buques. «Se han cumplido las expectativas, y la experiencia está siendo positiva», explica Antonio Bordils, quien preside la filial que la compañía tiene en Marruecos. Boluda espera lograr también la concesión para estar en Tánger-Med II cuando salga a concurso.
La locomotora de las nuevas zonas industriales será la factoría que Renault va a instalar en Meloussa, para lo que ha recibido 300 hectáreas de terreno. La firma francesa empezará a fabricar sus dos primeros modelos en 2012.
Sin embargo, la crisis internacional no ha pasado de largo por el gran proyecto de Tánger-Med. A principios de este año, la japonesa Nissan suspendió la inversión que planeaba realizar junto a Renault. Asimismo, y a pesar de que las obras de Tánger-Med II comenzaron en junio, las concesionarias de la Terminal 3 del nuevo puerto, Maersk, APM y Akwa, han decidido aplazar su inversión. Maersk alega falta de financiación, la caída de casi un 50% en el tráfico de contenedores y las elevadas tasas que se les aplican en Marruecos. La compañía PSA, de Singapur, también ha retrasado su entrada en la Terminal 4, que queda en manos de la marroquí Marsa Maroc.
En España, Tánger-Med despierta desconfianza. Pero también se reconoce que su influencia puede ser positiva en ambas orillas, ya que «va a generar mucha actividad, y eso repercute en los alrededores», afirma el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, Manuel Morón. No obstante, advierte que «Algeciras no está acabado, ni mucho menos».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS