Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Sábado, 19 abril 2014

La Safor

La Safor

Almoines atrae a cientos de aficionados al mundo ferroviario con un mercadillo de modelismo y una jornada de puertas abiertas en el Parc del Trenet
30.08.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Maquetas a escala cuidadas hasta el más mínimo detalle. Juguetes que entretuvieron a los niños españoles durante la posguerra. Trenes en miniatura de manufactura austríaca. Locomotoras a vapor idénticas a las que entre 1892 y 1969 circularon por las vías que conectaban las ciudades Alcoi y Gandia.
Almoines realizó ayer un viaje en el tiempo con un mercadillo sobre modelismo ferroviario, juguete antiguo y de colección, que atrajo a centenares de visitantes venidos de todos los rincones.
Desde primera hora de la mañana, los puestos en los que se vendían perfectas réplicas de locomotoras en miniatura, muebles para casitas de muñecas e incluso videos sobre trenes se llenaron de curiosos pero también de numerosos aficionados y expertos, llegados de Granada, Barcelona o Madrid. Y es que el mercadillo que se podía visitar ayer en Almoines es el único de España especializado en trenes en miniatura. Lleva un año funcionando y abre el último sábado de cada mes en la madrileña estación de Chamartín.
«Viene mucha gente experta pero también otros que quieren empezar con este hobby, y aquí lo tienen todo», explica Evelyn, gerente de un puesto y responsable de organizar el mercadillo.
Paralelamente a esta feria del modelismo, la Associació Tren Alcoi-Gandia celebró ayer una jornada de puertas abiertas tanto en el museo ferroviario que tiene en Almoines como en el parque temático del trenet.
Según el vicepresidente de la asociación, Isidro Ferrando, más de mil personas, sobre todo niños, pasaron por este parque, que normalmente cuenta con tres locomotoras pero que ayer logró reunir doce, gracias a la colaboración de otras asociaciones ferroviarias de España.
Las joyas que acapararon toda la atención fueron las dos locomotoras a vapor, réplicas idénticas a las originales hasta en el más mínimo detalle ya que incluso funcionan con carbón.
«Son como los vagones en los que viajábamos de niños, el olor del carbón al quemarse me recuerda aquella época», aseguraba un turista de Madrid aficionado a los trenes que, por un día, volvió a sentirse como un niño pequeño. «Hoy me he divertido como nunca».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS