Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

28.06.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Bancos y cajas, más cicateros
Primero los guardaron en el trastero; luego se los ofrecieron a empleados y familiares; más tarde surgieron las subastas, y ahora, ya cantan las ofertas a pulmón abierto en foros como el Salón Inmobiliario (SIMA) de Madrid. Son los inmuebles que atesoran, muy a su pesar, bancos y cajas de ahorros, que les han obligado a hacer un cursillo acelerado para asumir su nuevo rol de vendedores de pisos.
Aunque el baile de cifras es intenso, alrededor de 15.000 viviendas están en manos de las entidades financieras españolas y, en un mercado paralizado como el español, pesan demasiado. No es su negocio y tal vez por eso han sido tímidos a la hora de quitarse de encima esa carga.
A principios de año, el Santander sólo ofrecía los inmuebles a empleados, familiares y amigos. Ahora, Altamira Real State, la inmobiliaria que los comercializa está accesible a cualquier interesado en Internet.
En el SIMA las cajas de ahorros ofrecían descuentos de hasta el 40%. Pero, como en cualquier rebaja, siempre hay truco. «Al 50% sólo tienen mansiones que antes costaban un pastón, nada útil», protesta Alicia, joven abogada madrileña que pensaba encontrar el chollo de su vida. Pero no fue así. «Anuncian muchos descuentos, pero a la hora de la verdad los precios que ofrecen las entidades financieras no son tan bajos como se esperaba», explica Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria.
Los inmuebles en manos de bancos sí tienen una atractivo irresistible: financiación. Banesto tiene en venta pisos para los que ofrece créditos de hasta 40 años con un euribor más un 0%, durante los dos primeros años.
Entre las más generosas está Caja Madrid, cuya situación financiera «le obliga a quitarse del balance cuanto antes el exceso de inmuebles», explica un experto. Por ello, ha llegado a ofrecer descuentos de hasta el 40% y una financiación especial con un euribor más un 0,50%.
Esta doble competencia en precio y financiación no gusta demasiado a las empresas que llevan toda la vida en promoción inmobiliaria. «Están haciendo una competencia muy dura y hay que asumir que lo seguirán haciendo», advierte Pep Ruiz, director de análisis inmobiliario de AFI. Pero tampoco gusta a los potenciales clientes. «Hay más jugadores sobre el tablero, y cada vez es más complicado buscar el supuesto 'chollo'», explica Jesús Duque. Pero al mal tiempo, buena cara. Alfa Inmobiliaria ya tiene en el mercado un nuevo servicio de asesoramiento al comprador, a cambio de una comisión. Tal vez compense.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS