Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Jueves, 24 julio 2014

Economía

Economía

El patriarca de la familia naranjera de Almassora tenía 75 años y un gran prestigio en el sector

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Fallece el exportador de cítricos Enrique Martinavarro Dealbert
Enrique Martinavarro, en el centro
Anoche falleció en Castellón el exportador de cítricos Enrique Martinavarro Dealbert, víctima de una larga enfermedad que supo sobrellevar con gran entereza, como fue su larga trayectoria vital y empresarial.
Enrique nació en Almassora hace 75 años, estaba casado con Mercedes Ferrer y tenía tres hijos: Enrique, José Luis y Mercedes.
Era el mayor de cinco hermanos (con el, Concepción, Esther, José Luis y Alberto) y el patriarca de una saga familiar que se aupó en el liderazgo de la exportación citrícola valenciana, distinguiéndose siempre por el sello de la calidad, la profesionalidad y la apertura de nuevos mercados e iniciativas innovadoras.
La actual firma E. Martinavarro, S.A., líder de exportación entre las empresas naranjeras genuinamente valencianas y de accionariado familiar, es el resultado de la fusión, en 1946, de las primitivas empresas Martinavarro, Ballester y Dealbert, todas ellas deAlmassora y con sus integrantes entrelazados por vínculos familiares anteriores o posteriores.
Aquella unión fue definitiva para lanzar un crecimiento que cada una de las firmas iniciales probablemente no hubiera logrado en solitario. La nueva Martinavarro comenzó con nuevos bríos su andadura en los mercados mayoristas de Francia y Gran Bretaña, pero pronto vieron por dónde iba a venir la evolución comercial y se adelantaron a lo que aún tardaría décadas en generalizarse, estableciendo estrechas relaciones comerciales con grandes cadenas de supermercados.
Esto ocurría en los años 50 , cuando casi nadie podía imaginar lo que sería pauta común medio siglo después, y Enrique Martinavarro tuvo una visión y una iniciativa decisivas, acompañado en la gestión empresarial y comercial de sus hermanos, José Luis y Alberto, y de su cuñado Joaquín Ballester (de la firma inicial Ballester), casado con Esther Martinavarro y hoy presidente de la compañía.
La empresa estableció unas relaciones comerciales tan estrechas con la británicaMark & Spencer que todavía se mantienen hoy bien fructíferas, como luego hizo con Sainsbury y Tesco, del Reino Unido, Albert Heijn de Holanda, Ica de Suecia o FDB de Dinamarca. En 1956 empezó a empaquetar las naranjas en mallas, una revolución popular que luego adoptando todos los exportadores. A los almacenes iniciales de Almassora se sumaron los de Xeraco y Sollana y en los años ochenta la compañía expandió su actividad en la producción y exportación de hortalizas y después en la producción de cítricos, en Valencia, Huelva y Córdoba. Así fueron naciendo Verdimed, Verdifresh o Agrimarba.
Enrique Martinavarro gozaba de un amplísimo prestigio en su sector. Agricultores y comerciantes reconocían en el la seriedad, el prestigio, el viejo valor del impulso y de la palabra, y así tuvo puestos de representación y responsabilidad en Asociex y el Comité de Gestión de los Exportadores de Cítricos, y fue vicepresidente de Bancaja.
En la foto, de diciembre de 2007, cuando se inauguró la modernización del almacén de Sollana, está junto a la consellera de Agricultura, Martinina Hernández, y Joaquín Ballester, hoy presidente de la firma.
El funeral será hoy, a las 6,30 de la tarde, en la iglesia de la Santísima Trinidad de Casterllón.
Descanse en paz.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS