Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. Valenciana

Comunidad Valenciana

El presidente niega tratos de favor a las empresas de 'El Bigotes'El jefe del Consell afirma que devolvió las prendas de Milano

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
SONRIENTE. Camps saluda a las personas que se acercaron a la sede del TSJ para apoyarlo en presencia de Barberá y Rambla. /D. TORRES
El presidente del Consell, Francisco Camps, defendió ayer ante el magistrado que instruye la trama valenciana del 'caso Gürtel', José Flors, que pagó en efectivo los trajes que se compró en la tienda Forever Young. En concreto, abonó en metálico, ya que no suele pagar con tarjeta, 2.500 euros por las prendas que se llevó. De los cuatro trajes de Milano no hubo ningún abono, ya que los devolvió.
Durante los 45 minutos que duró su declaración, Camps señaló que se paga sus trajes. Lo que no se queda, no lo paga; lo devuelve. De Forever Young adquirió cuatro trajes por un valor de entre 600 y 650 euros cada uno.
Aunque su declaración estaba prevista para las 10 de la mañana, diez minutos antes de las 9 llegó el líder del PP valenciano a la sede del TSJ valenciano, donde le esperaban sus tres vicepresidentes y la alcaldesa Barberá. Salió a las 11.26 horas, dándose un baño de multitudes.
Camps refrendó ante Flors la tesis que ha mantenido desde el pasado mes de febrero: "Me pago mis trajes". El jefe del Consell no aportó factura alguna de sus compras ni recibos bancarios, ya que no paga con tarjeta. El líder del PP señaló que no guarda copia de aquellas adquisiciones.
Según fuentes judiciales, Camps reconoció que fue el sastre José Tomás el encargado de tomar medidas y de facturar las compras que realizó en Forever Young. El presidente señaló que el responsable de Orange Market, Álvaro Pérez, fue el encargado de presentarle a Tomás. Fue en junio de 2006 en Milano. Camps se tomó medidas, recibió los trajes y, tras probárselos, los devolvió en el verano de ese año. En los tres años que ha durado la relación entre Tomás y Camps, el presidente ha pagado 2.500 euros por la adquisición de varios trajes.
José Tomás fue responsable de la tienda que Forever Young tiene en el Paseo de la Castellana, 140 de Madrid, hasta que se conoció el 'caso Gürtel'. La defensa de Camps insiste en las denuncias que Forever Young tiene interpuestas contra Tomás. Según la empresa, el sastre tenía una doble contabilidad por medio de una doble facturación: primero aceptaba el dinero en metálico del cliente y luego volvía a facturar los trajes dentro de otras partidas mayores.
En muchas de esas ocasiones, esas cantidades se endosaron a las firmas de Álvaro Pérez (Orange Market, Diseño Asimétrico y Servimadrid Integral). Estas irregularidades, según la defensa del presidente, podrían explicar las anotaciones que sobre Camps hay en los libros de la trama corrupta. De acuerdo con esa versión, un mero desfalco de un empleado desleal con su empresa habría llevado a la imputación del jefe del ejecutivo autonómico y de tres de sus colaboradores.
La defensa de Camps se basa en las contradicciones del sastre en sus declaraciones ante el Fiscal, la Policía y el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón. Las versiones de Tomás son contradictorias, ya que ha llegado a decir que Camps pagó los trajes en metálico y, posteriormente, que lo hizo la empresa de Pérez. La declaración de hoy de Sastre (prevista para las once de la mañana) ante el magistrado José Flors persigue que aclare sus versiones encontradas.
Está previsto que por la sala de lo Civil y lo Penal del TSJ pasen también los auditores de Milano y Forever Young, que han supervisado la gestión del sastre José Tomás en las tiendas en las que ha tenido responsabilidad de mando.
El magistrado José Flors exigió ayer a las partes implicadas en el proceso judicial que ningún contenido de las declaraciones realizadas deberían trascender. A pesar de que el caso se encuentra bajo secreto de sumario, han existido numerosas filtraciones.
Camps, durante su declaración, reconoció que era amigo de Álvaro Pérez 'El Bigotes', responsable de Orange Market, pero negó que esta empresa tuviera trato de favor a la hora de adjudicar contratos millonarios de la Generalitat. Esta firma, entre otros proyectos, se ha encargado de los pabellones de la Comunitat en ferias como Fitur.
Camps, al abandonar el TSJ, afirmó sentirse contento por haber tenido la oportunidad de "contar la verdad" y se mostró esperanzado de que el proceso se resuelva lo más pronto posible.
El presidente abandonó la sede judicial jaleado por más de un centenar de simpatizantes y arropado por Barberá y los tres vicepresidentes del Consell.
El ex jefe del gabinete de la conselleria de Turismo Rafael Betoret se negó a realizar declaraciones, mientras que Álvaro Pérez, con un bigote más discreto, sólo dijo a la salida que él respetaba el secreto de sumario dictado por el juez instructor.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS