Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valencia

JOSÉ VICENTE PEDROLA ISMAEL FERRER

Las actual autovía se destinará al largo recorrido y la ampliación salvará el parque natural con dos puentes adosados al que está en servicio
13.05.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«No descartamos que en el tramo más conflictivo, con mayor cantidad de tráfico, se adosen tres carriles por sentido en lugar de dos», confesó ayer el jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado, José Vicente Pedrola, ante más de un centenar de ingenieros que abarrotaban el salón de actos del Colegio de Caminos.
Ese tramo más conflictivo, por el que transitan 115.000 vehículos al día de los que 37.000 son camiones, es el que va desde el cruce de la circunvalación con la autovía A-3 hasta la CV-35, la que pasa por los términos municipales de Ribarroja, Manises, cruza el parque natural del Turia, y roza La Cañada y el polígono industrial Fuente del Jarro, hasta alcanzar la pista de Ademuz, a la altura de la Ciudad Deportiva del Valencia.
Pedrola aseguró que la ampliación del by-pass salvará el río Turia con dos puentes que irán prácticamente adosados al actual, uno para cada sentido de la circulación, y, si bien en un primer momento aseguró a los periodistas que los carriles irían en túnel a su paso por La Cañada, de manera inmediata rectificó y dijo que no, que era complicado porque «no hay previsto túneles para las vías de servicio que actuarán como autovías. Es complicado». Previamente había reconocido que sí hubiera sido viable que el segundo by-pass cruzara en túnel La Vallesa, pero no lo llegaron a plantear porque «se declaró parque natural»
El jefe de la Demarcación de Carreteras advirtió, además, que hay que empezar a pensar en realizar «una reserva de suelo» para, en un futuro, construir una nueva conexión entre la próxima autovía autonómica CV-50 y el by-pass desde Llíria hasta Massamagrell y otro corredor desde la A-3 a la circunvalación a la altura del Distribuidor Sur, de Ribarroja a Torrent.
Pedrola estuvo acompañado por el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, que habló del compromiso inversor del Ejecutivo. También acudió al Colegio de Ingeniero el director general de Obras Públicas, Ismael Ferrer, quien calificó el estudio informativo como «bastante aceptable». Criticó que un tercio del tránsito, el de largo recorrido, dispondrá de tres carriles por sentido y el comarcal, 77.000 vehículos, dos carriles. Las organizaciones empresariales presentes alabaron el proyecto.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS