Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. de Morvedre

Morvedre

Infraestructuras obliga a la empresa a ampliar la frecuencia y a comprar vehículos nuevos
14.04.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las obras del hospital de Llíria encaran lo que en principio debe ser su desenlace. El centro sanitario debe prestar servicio a los vecinos de Camp de Túria, los Serranos y el Rincón de Ademuz a principio del próximo año. El edificio se ubicará junto a la pista de Ademuz, en mitad de la kilométrica recta que une la localidad edetana y Casinos. Para las ambulancias y los usuarios que lleguen en vehículos particulares al recinto, la ubicación es idílica. Para aquellos que deban emplear el transporte público se plantea un serio problema: el único medio será un autobús que acumula numerosas quejas por su mal servicio.

La línea ha recibido en los últimos años críticas debido a los retrasos y por algunas averías en pleno trayecto. En al menos dos ocasiones, el motor del vehículo se ha incendiado. Estos reproches han sido abanderados por los partidos de la oposición al PP y plataformas vecinales.

La empresa concesionaria, Edetania-bus, siempre ha defendido que los vehículos que emplea para prestar el servicio pasan la ITV cada tres meses y que estas averías son incidentes puntuales.

Respecto a los retrasos, el servicio se ve afectado por el tráfico de los pueblos. Por ejemplo, en Fallas un autobús cubrió su trayecto con casi dos horas de retraso al quedar bloqueado en un atasco generado por un pasacalle.

Actualmente, según los horarios publicados en la web de Edetania-bus, la frecuencia es de unos 25 minutos durante la mayor parte del día, aunque entre las 13 y las 15 la diferencia llega a ser de una hora. Los sábados el servicio es también cada 60 minutos y los domingos y festivos el tiempo entre un autobús y otro llega a duplicarse.

La línea ampliará su trayecto en unos pocos kilómetros a principio de 2010, cuando entre en funcionamiento el hospital comarcal. Fuentes de la Conselleria de Infraestructuras señalaron que este departamento negocia un acuerdo con la empresa adjudicataria del servicio.

La mercantil mejorará las frecuencias de paso, según indicaron las mismas fuentes. La Generalitat, además, obligará a la concesionaria a utilizar autobuses más modernos para llevar a los vecinos de Camp de Túria al hospital comarcal.

Desde Infraestructuras insisten en que la solución es transitoria. La futura línea de bus express en paralelo a la CV-35 llegará al hospital. El trayecto está en estudio técnico, por lo que su construcción se prevé a medio plazo.

Este medio de transporte es un híbrido entre lo que reclamaban los Ayuntamientos y la apuesta de Infraestructuras. Algunos alcaldes, con el de San Antonio de Benagéber, Eugenio Cañizares (PP), a la cabeza, querían una línea de metro en paralelo a la pista de Ademuz.

Otra de las opciones era la de unir la línea con el tren que va al aeropuerto y llegará hasta Ribarroja y Vilamarxant. Desde Llíria saldría un ramal hasta el hospital. Finalmente, Infraestructuras instalará un bus guiado, que no estará en la presenta legislatura: el vehículo irá por un carril reservado que sólo abandonará para entrar a las poblaciones.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS