Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sucesos

Sucesos

Los arrestados en Llíria y Benaguasil están acusados de estafa
08.04.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Tres años ha tardado la Guardia Civil en dar con los intermediarios de una red de falsificación y venta de cuadros del pintor castellonense Juan Ripollés. En mayo de 2006, los agentes arrestaron a un vecino de Vilafamés por ser el responsable de poner en el mercado estas piezas fraudulentas y recuperaron obras por valor de 60.000 euros. La llamada operación Pincel no se cerró entonces. El dispositivo continuó para dar con los demás integrantes de la red de estafadores. Algo que ha sucedido casi tres años después.

La tenacidad de los agentes ha tenido efecto y ayer dieron a conocer el arresto, durante la mañana del lunes, de dos hombres de 55 y 56 años que actuaban como intermediarios en la provincia de Valencia entre los falsificadores y el primer detenido.

Estas dos personas, vecinos de Llíria y Benaguasil, están ambas acusadas de cometer delitos de estafa, falsificación de obras de arte y de un delito contra la propiedad intelectual.

Según informó la Guardia Civil, "los detenidos actuaron como intermediarios entre los falsificadores de los cuadros y la persona que fue detenida en 2006, quien vendía las obras principalmente a particulares poco introducidos en el trabajo de Ripollés.

No es la primera vez que el pintor castellonense se encuentra en el punto de mira de los delincuentes. Hace poco tiempo, los agentes desarticularon en Xàtiva una red que también se dedicaba a colocar en el mercado un número indeterminado de óleos con la falsa firma del pintor. Los tres presuntos delincuentes vendían copias del artista como si fueran reales, por precios que oscilaban entre los 3.000 y los 72.000 euros.

En febrero del año pasado, el artista también denunció el robo de una pieza escultórica de 250 kilos de acero inoxidable valorada en algo más de 10.000 euros. La obra, una cabeza de paloma, formaba parte de un conjunto escultórico que el castellonense preparaba en homenaje a las víctimas del terrorismo.

La escultura se encontraba tapada mediante una especie de carpa de fibra. en el taller del pintor castellonense.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS