Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valencia

Valencia | ciudad

La Autoridad Portuaria pactará con vecinos y Ayuntamiento los usos en sus terrenos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La frontera entre el puerto y Nazaret se abrirá con jardines y edificios de oficinas
Parte del sector del puerto donde se ha previsto la apertura de jardines y la construcción de oficinas, en una vista desde Nazaret, ayer.
La "frontera amable" con el barrio de Nazaret que anunció el pasado jueves el presidente del Puerto, Rafael Aznar, consistirá en un ambicioso plan urbanístico que se negociará con el Ayuntamiento y los vecinos para remodelar un amplio tramo portuario, trasladar una fábrica, abrir grandes jardines y construir edificios de oficinas, con el propósito de concentrar los servicios logísticos y ofrecer locales a las empresas que ahora tienen sus dependencias fuera de los muelles.

Esos son los grandes conceptos de esta iniciativa todavía en mantillas aunque con el propósito de que sea una realidad dentro de tres años. El ámbito de actuación incluirá la planta de fabricación de aceite de soja Bounge, un polideportivo y otros terrenos situados más al sur, en dirección a la zona de actividades logísticas.

De esta manera, lo que ahora es un muro férreo que separa Nazaret de los muelles será sustituido por una red de calles y bulevares peatonales que supondrán la conexión real de este barrio marítimo con el puerto. Tras la experiencia de los barrios del Cabanyamelar y el Grao con la demolición de la verja que rodeaba la dársena interior, esta actuación será la siguiente que pretende acercar más los muelles a la ciudad.

Fuentes de la Autoridad Portuario descartaron ofrecer detalles del proceso y remitieron a las palabras de Aznar, quien añadió que requiere un clima de "compromiso, acuerdo y comprensión de las Administraciones" en un documento denominado Plan de Usos y Espacios Portuarios.

No obstante, otras fuentes confirmaron que el protagonista principal en el nuevo sector será el terciario, con locales para el Puerto y otros para las empresas con actividad en los muelles de Valencia. Mención aparte merece el traslado de la fábrica de aceite de soja, debido a que disfrutan de una licencia vigente hasta 2022 y seguramente con un año más de prórroga. La previsión es que se negocie con la firma concesionaria, con lo que además se eliminaría una fuente de conflictos con muchos vecinos de Nazaret, quienes consideran que las instalaciones industriales están demasiado cerca del barrio. En los útlimos años se han sucedido las denuncias, inspecciones y mediciones del polvo de soja que causa las protestas.

Con la puesta en servicio de un grupo de edificios de oficinas se da también respuesta a uno de los elementos del concurso de ideas de la marina de la Copa América, cuando el documento que sirvió de base a los arquitectos se refería a que había una gran cantidad de oficinas de empresas portuarias repartidas en los alrededores de la dársena, como la avenida del Puerto y la calle J. J. Dómine.

Es más, algunas de las propuestas pasaban por agrupar varios edificios de oficinas junto a la bocana de la Copa América o el cantil de la dársena interior. De las propuestas ganadoras se ha concretado de momento el plan del nuevo Grao, desarrollado por el arquitecto José María Tomás y que ya ha pasado las primeras fases de exposición al público.

El planeamiento de la marina también tocará el barrio de Nazaret, aunque sea en un sector muy pequeño. La llamada zona de Cocoteros, en la marginal derecha del viejo cauce y justo antes de llegar al puente de Astilleros, forma parte del polígono de viviendas.

Con la apertura del puerto hacia Nazaret también se da un respiro al barrio, que ha quedado atrapado en la parte sur tras la urbanización de la zona de actividades logísticas. La única "puerta de salida" la constituye la expansión hacia el oeste con el nuevo barrio de las Moreras, ya en plena comercialización de pisos.

Es más, la línea 2 del tranvía llegará desde el centro de la ciudad hasta Nazaret por esta zona. Una vez que se haga el nuevo Grao, también habrá una nueva salida hacia el norte gracias a la construcción de un nuevo puente, a escasa distancia del de Astilleros.

La apertura hacia el este también servirá para crear un nuevo "colchón" en las difíciles relaciones entre este barrio y la actividad portuaria. Hace unos años todavía eran visibles las bases de contenedores a unos metros de distancia de las viviendas, lo que suponía un intenso tráfico de camiones en esta parte del Distrito Marítimo.

De momento, la iniciativa de la Autoridad Portuaria está en fase embrionaria, aunque sí es seguro que el plan urbanístico saldrá de un amplio consenso con las asociaciones vecinales y el propio Ayuntamiento. El sector queda fuera del Plan General, aunque los acuerdos entre ambas instituciones facilitan que haya coordinación antes de delimitar la nueva zona portuaria.

pmoreno@lasprovincias.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS