Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Sábado, 30 agosto 2014

C. Valenciana

Comunidad Valenciana

Bienestar Social admite que hay retrasos y se compromete a resolverlos "en breve"
08.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
30 familias de acogida denuncian que llevan seis meses sin cobrar las ayudas
Jornada para familias de acogida en los jardines de Viveros de Valencia.
Mari Carmen lleva una década acogiendo menores que han de abandonar sus hogares de forma urgente. Se desvive por ellos pero también necesita ayuda económica para hacer frente a sus gastos de manutención. Sin embargo, hace más de seis meses que no recibe las subvenciones de la Conselleria de Bienestar Social. "Tengo que estar las 24 horas del día dedicada a los niños lo que implica que, en su momento, tuve que renunciar a trabajar. En mi casa sólo entra el sueldo de mi marido y con eso tenemos que mantenernos. No cobrar las ayudas desde hace tanto tiempo se ha convertido en una pesadilla", explica esta mujer de Benifaió que tiene tres hijas biológicas y otros dos en acogida de urgencia, por los que percibe alrededor de 700 euros al mes.

Como esta familia, las otras 29 de diagnóstico urgente no reciben las ayudas desde el pasado mes de agosto. Carmen tiene a su cargo un niño de dos años y un bebé de cuatro meses. "Sólo con pañales y botes de leche se me van las ayudas que recibo de Bienestar Social. Pero es que llevo seis meses sin que me ingresen nada. ¿Dónde está el dinero que tienen que pagarnos?", se pregunta esta mujer de Valencia.

Carmen denuncia que nadie se responsabiliza de lo que está ocurriendo. "Hemos reclamado a la Conselleria pero se pasan la pelota unos a otros y al final nunca nos da una respuesta. Acoger a un niño compensa y te llena pero la Administración también debe cumplir con su parte y preocuparse por que los niños en desamparo estén bien cuidados", reclama.

Por su parte, fuentes de Bienestar Social reconocieron que se estaban produciendo algunos retrasos de carácter "puntual" y que afectan "a unas 10 familias de diagnóstico de urgencia". Según explicaron las mismas fuentes se ha dado la orden para que se solucione "con carácter de urgencia" por lo que se comprometen a solucionarlos "en breve".

Las familias relatan que no es la primera vez que se producen atrasos a la hora de recibir las prestaciones pero sí que esta vez es la más prolongada. "En otras ocasiones habían tardado un par de meses como mucho. En marzo del año pasado, por ejemplo, nos pagaron los meses atrasados desde noviembre. Pero lo de ahora es increíble", asegura Mari Carmen.

Las demoras no sólo afectan a las familias de urgencia. También se extiende a algunas familias educadoras de la Comunitat Valenciana que están en régimen permanente (hasta que el menor cumpla la mayoría de edad) o en la modalidad simple (acogen a niños sin problemas aparentes durante un máximo de dos años). Aunque en ninguno de los dos casos los retrasos alcanzan el medio año.

"Nos suelen pagar a tiempo, siempre a final de mes pero sin excesivos retrasos y ahora ya llevamos desde noviembre sin que nos den lo que nos corresponde", comenta otra familia.

María tiene un niño en acogida permanente desde que tenía un año. Ya ha cumplido los nueve. En su caso, percibe unos 200 euros al mes. "Para mí es mi hijo. Siempre he sido familia de apoyo porque me apetecía tenerlos en casa después de que mis hijos biológicos ya estén casados. Nosotros nos comprometernos a darles todo el cariño y cuidado pero la Conselleria también debe cumplir con su parte y desde agosto no lo está haciendo", lamenta esta mujer de Valencia.

Los niños atendidos proceden de familias que no pueden cuidarles adecuadamente y muchos presentan desajustes emocionales y con secuelas. Tal y como explican José Vicente y María del Carmen, su pequeño Óscar necesita una atención especial. "Está con nosotros desde los 20 días de vida y ahora tiene 22 meses", asegura este joven matrimonio de Benifaió. Su ayuda mensual no supera los 300 euros. Y, aunque los dos cónyuges trabajan, la subvención "simpre es un alivio". En su caso, llevan desde octubre sin recibirla. "Es la primera vez que se demoran los pagos", afirman.

Además, ya han comenzado los trámites para convertirse en familia permanente. "Ahora somos de tipo simple pero queremos tener a Óscar hasta que cumpla los 18 años", cuenta la mujer.

Y es que, quienes acogen a los niños coinciden en asegurar que, en ningún caso, lo hacen por dinero. "Lo principal es el cariño que les damos. Somos nosotros los que sufrimos cuando se ponen enfermos".

Las familias aclaran que no quieren que se confunda la exigencia de este dinero que les corresponde con querer hacer aprovecharse. "Dejamos nuestro trabajo para atender a los niños que lo necesitan. Es cierto que nos pagan pero aquí ni cotizamos ni tenemos un horario. La dedicación es total. Quienes decidimos ser familias de acogida lo hacemos porque los sentimientos y valores compensan", asegura otra madre de la comarca de La Ribera.

blledo@lasprovincias.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS