Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

nafissa kehal Hostelera propietaria del restaurante tk

24.01.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Fusión mediterránea
Nafissa Kehal en el interior de su restaurante.
Pocos restaurantes de la ciudad pueden presumir de conseguir el punto perfecto de fusión entre tres maneras de entender la gastronomía tan distintas como son la cocina francesa, la árabe y la alicantina. Ese es el caso del restaurante alicantino TK, ubicado en el número 6 de la calle Tucumán. Con poco más de un año de antigüedad, sus propietarios, el matrimonio formado por Nafissa Kehal y Tarek Bensenoussi, han conseguido aportar un toque distintivo a la oferta gastronómica de Alicante.

Nacida en Argelia hace 30 años, Nafissa Kehal recaló en Alicante hace casi cuatro años. Antes, junto a su marido, pasó seis años residiendo en Francia. En la actualidad ambos regentan su propio negocio, en el que él ejerce como cocinero y Nafissa como responsable de la sala. "Siempre hemos tenido claro que queríamos tener un negocio propio, trabajar por nuestra cuenta y para nosotros. Ya que tenemos mucha energía la queríamos aprovechar en nosotros mismos", explica Nafissa.

Reconoce que siempre le ha gustado la gastronomía y cocinar. Su formación de autodidacta le ha llevado probar diferentes estilos y maneras de entender la cocina, eligiendo elementos de una u otra, según los momentos y sus preferencias. "Hacemos fusión entre cocina española, francesa y árabe. Utilizamos hierbas y especias de nuestra tierra para darle un toque diferente. En definitiva lo que hacemos en el TK es cocina mediterránea", comenta.

Afirma que en la actualidad, la crisis afecta a todos los negocios. Aún así se muestra confiada ya que como explica, "tenemos mucha fe en el trabajo que hacemos, ponemos mucha ilusión y apostamos mucho por la calidad de nuestros platos, todos los productos son frescos y comprados al día en el Mercado Central. Nuestros clientes siempre se van contentos y así, poco a poco, vamos superando esta situación".

Para adaptarse a la situación económica actual el TK ofrece, además de carta, diferentes menús que varían en precio. Los hay de 12,50, 15 y 18 euros, "queremos que la gente pueda seguir comiendo bien a pesar de la crisis, por eso hemos hecho diferentes menús. Nuestra clientela es exigente y está acostumbrada a un buen servicio y a un trato personal", argumenta Nafissa.

Para el poco tiempo libre que le queda, ya que como explica, "regentar un negocio es como tener un hijo, hay que mimarlo. Necesita mucha dedicación y sacrificio", Nafissa espera volver a retomar su gran afición, la pintura.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS