Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Sábado, 20 septiembre 2014

Portada

10.01.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las 'flebitis', patología infrecuente
Un paciente sometiéndose a la prueba de un doppler.
El motivo principal de escribir este articulo, es la cantidad de pacientes que acuden a la consulta del especialista de Cirugía Vascular con el diagnostico de "flebitis", intentando poner un poco de claridad en esta patología que mucha gente la usa como un fondo de saco para encasillar una serie de problemas que no tienen nada que ver con la circulación. El paciente una vez diagnosticado e iniciado el tratamiento, es reacio a aceptar que no padece tal flebitis y recela de la actitud del cirujano vascular que le intenta convencer de que no la padece y que no debe seguir el tratamiento prescrito.

La flebitis o tromboboflebitis superficial es la formación de un trombo dentro de una vena superficial, ya sea normal o varicosa (varicoflebitis), por lo tanto toda flebitis deberá estar circunscrita al trayecto de una estructura venosa, en caso contrario no se puede hablar de flebitis y si de cualquier proceso inflamatorio de partes blandas o incluso de estructuras óseas.

Las causas de las verdaderas tromboflebitis son múltiples, uso de vía intravenosa, traumatismo sobre una vena, infecciones, neoplasias, embarazos, anticonceptivos, etc., como podemos apreciar no es tan frecuente ni tan ordinario padecer una tromboflebitis y se requieren una serie de causas justificadas.

La clínica o molestias que ocasiona son enrojecimiento en el trayecto de una vena, dolor, y endurecimiento de la misma, puede coexistir un síndrome febril moderado.

El diagnóstico de una tromboflebitis superficial suele ser sencillo, se realiza fundamentalmente por la clínica. El uso de un doppler o ecodoppler ayuda a establecer el diagnóstico en caso de duda. Una radiografía simple no vale para nada, ya que las venas no son radio-opacas, en todo caso demostrará un proceso inflamatorio de partes óseas.

No obstante, a veces puede prestarse a confusión por no especialistas con otros procesos inflamatorios locales: linfangitis, celulitis, hipodermitis, vasculitis, rotura fibrilar, hematoma espontáneo, edemas (hinchazón) de tobillos de origen, cardiológico, renales, u otras causas.

En cuanto al tratamiento se refiere, si se trata de una tromboflebitis verdadera, esta establecido que debe ser: anticoagulantes, analgésicos, antiinflamatorios y quizás reposo relativo.

En el caso de la falsa "flebitis" generalmente nos encontramos con un paciente con un cierto grado de hinchazón de un tobillo (no los dos) zonas de hiperpigmentación que nos orientan hacia una insuficiencia venosa antigua, no suele haber fiebre y si dolor y calor en la parte afectada. Una somera exploración demostrara la presencia de varices, y en todo caso de insuficiencia venosa. A veces hay trastornos de la piel en forma de zonas enrojecidas por dermatitis, eczemas primarios por el proceso inflamatorio o secundario por las pomadas y otros tratamientos tópicos realizados. Nos obliga a decirle que no hacen falta antibióticos ya que se trata de una inflamación química y no bacteriana, tampoco hacen falta anticoagulantes ya que no se trata de flebitis y la vena no esta afectada y que todo lo que tiene es consecuencia de su proceso de alteración de la circulación de retorno.

Cuando se trata de una celulitis o hipodermitis, por inflamación de partes blandas maleolares debido a hipertensión venosa, no sirve de nada ni la heparina, ni los antibióticos y únicamente serian efectivos los anti-inflamatorios, frío y analgésicos junto con las medidas propias de prevención de la hipertensión venosa. La más efectiva es el reposo en cama con pierna elevada durante 24-48 horas, soporte elástico para andar, ya sea con vendaje o medias y esperar un tiempo prudencial. Lo principal en el mensaje de este artículo es no alarmar al paciente con la palabra flebitis y posibilidad de embolia pulmonar, ya que el mismo no existe ante una celulitis química y evitar un tratamiento agresivo.

Lo prudente ante la duda, será remitirlo al especialista de Angiología y Cirugía Vascular y que realice las exploraciones complementarias que considere oportunas y establezca el tratamiento adecuado.

Eduardo Ortiz Monzón

Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular. Hospital Universitario Doctor Peset. Valencia.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS