Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Jueves, 24 julio 2014

Valencia

Valencia

Los expertos aseguran que la especie foránea no dañará las datileras. Los 15.500 ejemplares de estas plantas que hay en Valencia, en cuarentena

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Un insecto americano salvará del picudo rojo a las palmeras
Una palmera de Torrent talada al estar afectada por el picudo rojo.
Sufren en silencio y se van pudriendo poco a poco. El efecto del picudo rojo está asolando a las palmeras valencianas y el palmeral de Elche, patrimonio de la Humanidad, ha sido uno de los más perjudicados.

Pero la solución puede estar muy cerca. El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) ha encontrado una especie mucho más fuerte que conseguiría acabar con el picudo rojo. "En Latinoamérica el picudo rojo está extendido desde Estados Unidos hasta Argentina. Por eso, en España vamos a combatirlo importando una especie exótica mucho más fuerte que el picudo rojo que lo atacará y acabará con él. Lógicamente no hará daño a la palmera, si no no pensaríamos en esta posibilidad", explicó Josep Anton Jacas, profesor titular del departamento de protección vegetal y biotecnología del IVIA.

Esta es una de las vías en las que está trabajando el instituto valenciano y si sus efectos son los que esperan acabarán para siempre con este mal llegado a España hace ya 12 años. "El control biológico es uno de los caminos que pensamos más efectivos. En estos momentos estamos en contacto con biólogos y expertos latinoamericanos que nos proporcionarán este insecto con el que podremos combatir el picudo rojo", explicó Jacas a LAS PROVINCIAS.

Junto a este revolucionario método, el instituto está investigando con otras técnicas que ya se están aplicando, con fórmulas químicas como pinturas o insecticidas. Otros expertos, aunque no el IVIA, trabajan con sistemas diferentes inyectando en el tronco de las palmeras sustancias desparasitarias para atacar al destructivo insecto.

Valencia, todavía no está infectada, pero está rodeada y amenazada si los expertos no consiguen encontrar un antídoto eficaz para acabar con esta plaga procedente de Egipto. Poblaciones como Torrent, Picassent, Llíria o l' Eliana, Massanassa, Carlet, Alginet ya la tienen y sus ayuntamientos ya están actuando con urgencia para evitar que se propague a la velocidad del rayo. En muchas poblaciones han tenido que acabar talando las palmeras para frenar el contagio.

Las 15.500 palmeras de Valencia están en estos momentos en cuarentena y sometidas a un exhaustivo control y vigilancia sanitaria para evitar la temida llegada del Rhynchophorus ferrugineus.

La Comunidad Valenciana no es la única afectada por esta plaga, en Canarias ha hecho verdaderos estragos y en Andalucía y en Cataluña también ha arrasado.

Una hembra de picudo rojo puede poner entre 300 y 400 huevos y su capacidad reproductiva y de colonización es enorme. Dentro de una palmera se producen varias generaciones de picudo rojo, por lo que en cualquier época del año se pueden encontrar en la misma todas las formas descritas del insecto.

En todos los casos, los daños ocasionados por el ataque del picudo rojo conducen a la muerte de la palmera afectada, si no se realiza ningún tipo de tratamiento o control, dada la elevada población que la coloniza. Por eso, la Conselleria de Agricultura y la Universidad Politécnica trabajan intensamente en lograr un efecto inmediato.


Propagación veloz
Estos daños son producidos fundamentalmente a las larvas que se alojan en el interior de la palmera y se alimentan de los tejidos más tiernos, mientras que los adultos son los encargados de la multiplicación reproductiva y la colonización de nuevos ejemplares, pues tienen capacidad de mantener vuelos sostenidos de entre 4-5 kilómetros. Y este el principal problema, puesto que su propagación es veloz y ataca de forma indiscriminada.

La Conselleria de Agricultura tiene un informe pormenorizado de las zonas afectadas por el picudo rojo y hay un teléfono de atención al ciudadano previsto para recibir las llamadas de cada afectado y actuar de inmediato. De igual forma, las concejalías de Medio Ambiente de cada ayuntamiento han reforzado su personal y control sanitario para detectar la enfermedad lo más rápido posible porque una vez llega el insecto al tronco su acción es veloz.

Si el ataque se produce por el ápice de la palmera ésta pierde la flecha de hojas jóvenes, que al tirar se desprenden con facilidad, y la palmera muere rápidamente. Éste último caso se da muy especialmente en la palmera canaria.

Pero una palmera puede estar infestada por el picudo rojo y no mostrar ningún síntoma que lo manifieste durante varios meses, por ello no se puede asegurar que las palmeras aparentemente sanas en zonas de presencia constatada del insecto no contengan a su vez la plaga. Esta circunstancia provoca que no se pueda tener constancia del grado de afectación que sufre una palmera en sus tejidos en el momento de acometer el tratamiento preventivo o curativo del ejemplar.

Valencia ha apostado por las palmeras como ejemplar arbóreo para decorar. De hecho, el Ayuntamiento ya tiene proyectadas actuaciones de plantación en los principales accesos como la avenida Cortes Valencianas y la pista de Silla.

cfernandez@lasprovincias.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS