Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Jueves, 31 julio 2014

Comarcas

Comarcas

La cooperativa Clot d'en Simó engloba la producción de siete localidades de la comarca que elaboran 3.500 litros anuales

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Elaboran aceite para gourmets para evitar el expolio de olivos milenarios en el Maestrat
Ramón Mampel, presidente de la cooperativa Clot d'en Simó, exhibe una de las botellas de aceite de olivo milenario.
Ramón Mampel Dellà (Traiguera, 1952) preside la cooperativa Clot d'en Simó, ubicada en Xert, que ha tratado, en los últimos años, de recuperar el valor activo de los olivos milenarios del Maestrat como contrapunto al proceso de expolio y comercio ilegal de estos árboles que ha vivido la comarca durante los últimos años.

Esta cooperativa valenciana de desarrollo rural es la única que produce aceite procedente de olivos milenarios. Clot d'en Simó engloba los aceites de las cooperativas de Sant Jordi, Cervera, Benicarló, Canet lo Roig, Xert, Vilanova d'Alcolea y la Salzadella. Esta zona del Maestrat agrupa a productores y concentra cientos de olivos con miles de años de historia.

La iniciativa de esta cooperativa por salvaguardar el patrimonio arbóreo ha merecido el reconocimiento la Fundación Slow Food en la categoría 'baluarte', la máxima que se otorga y que destaca el logro conseguido con la biodiversidad. Un galardón que sirve también para "dar a conocer por todo el mundo que en el Maestrat existen estos olivos y que se elabora este producto en concreto", explicó Mampel, quien además es miembro de La Unió de Llauradors i Ramaders.

Su estela ha sido seguida por otros comercializadores de Benicarló y productores de la Galera, que comercializan aceites vírgenes extra y de alta gama. "Era una asignatura pendiente que teníamos en el Maestrat, había que explotar toda esta riqueza en cuanto a variedades de olivos para que la gente que nos dedicamos al mundo rural podamos vivir con más dignidad", manifestó.

La situación ha dado un giro en los últimos tiempos. Mampel recordó "cómo antes la gente valoraba tener en su jardín un árbol monumental de la época de los romanos de la misma manera que quien tiene una obra de arte de un pintor famoso en su casa, es decir, había mucha especulación", dijo refiriéndose al poco valor que se daba a su posible productividad.

Ahora, tras estos seis años trabajando por la reivindicación de este patrimonio, el balance ha sido altamente positivo. La sensibilización de Amics de l'Olivera y de múltiples sectores han forzado la aprobación de una ley autonómica que "debe protegerlos pero que no ha puesto en marcha todavía su pleno contenido", explicó. Amics de l'Olivera ha catalogado ya unos 1.000 ejemplares de los 3.000 olivos milenarios que se estima que hay en la comarca. También se han creado unas rutas que sirven para visitarlos como oferta complementaria.

Mampel indicó que entre los objetivos de estas organizaciones "se potencian también nuestras variedades autóctonas, las cuales nos diferencian de otras italianas, griegas o incluso del resto de España", que tienen su valoración y reconocimiento de muchos catadores.

Mampel no duda en afirmar que "concretamente la farga es excepcional y equilibrada y arroja muchos aromas afrutados como plátano, manzana, algo de almendra y albaricoque". "Tenemos una variedad local que debemos defender y valorar", apuntó.

Este tipo de aceituna alargada se cultiva en la provincia de Castellón, así como en otras limítrofes. Posee ramos largos con pocas ramificaciones cortas, acanaladas y lanceoladas. Sus hojas son de color gris oscuro en el haz y de tono verdoso en el envés.

Los olivos milenarios del Maestrat han sido ya reconocidos y los productores de los mismos van en aumento. De la producción inicial de 400 litros se ha pasado ya a 3.500. "El que lo prueba, se sensibiliza y hay quien ha adquirido botellas del mismo para hacer regalos a nivel institucional", señaló.

Estos aceites también se venden en tiendas de gourmet y por ellos se han interesado personalidades como el premio príncipe de Asturias Federico García Moliner o el cocinero catalán Ferran Adrià, por citar algunos ejemplos de personalidades que valoran este aceite.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS