Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

Alicante

La crisis forzará el cierre de 800 establecimientos antes de fin de año y la pérdida de 3.000 empleos
13.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El pequeño comercio alicantino agoniza
Dos mujeres pasean ante un establecimieto comercial con carteles anunciado sus rebajas.
Es la peor temporada de rebajas de los últimos quince años. Los comerciantes alicantinos advierten de que la situación está llegando a su límite, porque llevan así un año. El pequeño comercio agoniza. Y, denuncian, aún nadie ha puesto en marcha ninguna medida para paliar los efectos de la crisis económica.

Corren malos tiempos para el pequeño comercio, como reconoce el presidente de la asociación Corazón de Alicante, José María Albert, "pero lo peor -lamenta-, es que ni a corto ni a medio plazo esto va a mejorar, porque las autoridades no han puesto en marcha ni una sola medida que ayude a paliar los problemas económicos actuales de la clase media que son los que sostienen la economía".

Zapatos, ropa, joyería y menaje del hogar son los cuatro sectores más afectados por la crisis, sin olvidar sectores tan importantes para la provincia como el de los muebles. "No podemos decir que las ventas se han desplomado -dice Albert- porque lo cierto es que no se vende. Alicante, a nivel comercial, está muerta".

Con semejante panorama las previsiones a corto y medio plazo son peor que malas. El presidente de los comerciantes de Corazón de Alicante estima que en septiembre habrá una importante oleada de cierres entre el pequeño comercio tradicional de la ciudad. "Pero antes de que termine el año será peor". Un 20% de los comercios actuales no podrán seguir haciendo frente a las pérdidas en 2009 y cerrarán sus puertas. Con ellos se perderán -según estas mismas previsiones- entre 2.500 y 3.000 empleos. "Son comerciantes que se quedarán en la calle -advierte- pero sin posibilidades de subsistir porque no tienen derecho a nada, ni a paro".


Rebajas-liquidación
Una de las muestras de esta situación la encuentra Albert en las grandes rebajas. "Muchos comercios ofrecen descuentos del 70 y el 80%. Están liquidando para cerrar", augura. Liquidando género el comerciante recupera activo aunque sea con pérdidas. Explica que "muchos comerciantes no saben -y entre ellos me incluyo- si van a aguantar. Hace meses que perdemos dinero. Ahora ya estamos endeudándonos pero lo que no queremos es llegar a perder nuestro patrimonio". Una situación que obligará a dos de cada diez comercios a echar definitivamente el cierre antes de que concluya 2008.

Y según los expertos, lo peor está por venir. Pocos se atreven a mirar más allá de fin de año. Hacer frente a un incierto 2009 durante el que la crisis, supuestamente, tocará fondo, es duro cuando no tienen claro si sus actuales puestos de trabajo y medios de vida seguirán en funcionamiento a primeros de año.

Las malas previsiones tampoco ayudan. Los comerciantes reconocen que hace un mes "se veía gente en los centros comerciales. Iban sin bolsas, pero iban. Ahora ni eso. No hay nadie", advierten. Y en los pequeños comercios de la ciudad la situación se repite. Muchos empiezan a mostrar estanterías vacías. "Es el otro indicador -reconoce Albert- de un posible cierre tras la campaña de rebajas. Están liquidando las existencias y no reponen porque ni tienen perspectivas de vender, ni quizá, de seguir luchando para mantener abierto el negocio. "La crisis económica ha hecho que el actual turista que visita la ciudad de Alicante y sus playas sea un turista de alpargata y bocadillo" que gasta lo mínimo en los comercios y restaurantes de la ciudad, que apenas notan su presencia. Los carteles que anuncian las liquidaciones en los establecimientos comerciales y los traspasos de negocio son otro indicador de la situación real de precariedad por la que pasa el pequeño comercio de la ciudad de Alicante que vive su peor año económico desde la crisis de 1992.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS