Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 1 octubre 2014

C. Valenciana

Comunidad Valenciana

La madre confía en que se paralice el régimen de visitas establecido por el juez tras presentar un recurso de urgencia

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La mujer que debe entregar a su hijo al padre pagará una multa de 50 € por cada día que el niño siga con ella
Mujer maltratada con su hija.
Lucía Moreno, la madre que tiene que entregar a su hijo a su ex pareja para cumplir el régimen de visitas establecido por el juez, deberá pagar 50 euros por cada día que siga haciéndose cargo del menor, después de que este se negara el viernes a ser trasladado con el padre. Así lo explicó ayer Lucía, que confía en que a principios de la próxima semana se resuelva el recurso presentado para suspender las visitas programadas, en el que alega que el menor rechaza ir con su progenitor.

Ante la negativa al traslado, deberá pagar una "multa coercitiva" de 50 euros por cada día que siga acogiendo al niño. El plazo empezó a contar el pasado día 1, fecha en la que debía pasar a manos del padre para irse de vacaciones.

Tras varios intentos fallidos, siempre según el relato de la madre, el juez decidió establecer como fecha límite para el traslado del menor el viernes a las 15 horas. Pese a la presencia de agentes del cuerpo Nacional en la puerta de su casa, el pequeño se negó a irse, y no atendió a los intentos para convencerle. Al final, los agentes decidieron anular la entrega del menor.

Moreno explicó además que ha recurrido la sanción. Hay que tener en cuenta que ya lleva 11 días con el niño, por lo que la multa asciende, de momento, a 550 euros. "Las sanciones se justifican por la desobediencia al requerimiento judicial, aunque en todas las ocasiones yo he bajado al niño, pero siempre nos hemos encontrado con su negativa", explicaba ayer. "Ahora sólo nos queda esperar al resultado del recurso interpuesto y que la otra parte presente las alegaciones contrarias", añadió Moreno.

La madre señaló que las dos partes habían solicitado la mediación del punto de encuentro familiar de Valencia y que se les había concedido, aunque hasta el momento no se habían puesto en contacto con ellos, tal y como explicó. Incluso pidió que las próximas visitas se realicen a través de este recurso "para que puedan valorar al niño".

Este servicio permite que familias con problemas derivados de una separación puedan hacer entrega de los hijos en un terreno neutral y bajo la supervisión de especialistas.

Lucía Moreno cuenta con una sentencia favorable por malos tratos de su ex pareja, además de tres órdenes de alejamiento, según informaba la agencia Efe. Además, la madre ha denunciado en el juzgado de guardia la existencia de malos tratos al menor, según las manifestaciones realizadas por el pequeño. "Dice que lo ha abandonado de noche para irse con mujeres, que le pega puñetazos en los hombros y la espalda, que lo ha dejado encerrado sin cenar y sin beber agua cuando se ha ido llorando, que recibe todo tipo de insultos y que lo ha humillado en público", según el testimonio de la propia madre. Antes de que se cumpliera el plazo límite, esta presentó un recurso para paralizar el régimen de visitas hasta que se investigue el porqué de la negativa del niño.

El juez que debía determinar las visitas del pequeño estableció la fecha límite ante el retraso de ambas partes para ponerse de acuerdo, y decidió que el menor permaneciera con el padre entre el 8 de agosto y el 8 de septiembre.

La reclamación presentada por la madre será estudiada por la juez suplente, quien ha habilitado el mes de agosto para tramitar el recurso.

El padre dispone de cinco días para responder a la solicitud de su ex pareja, aunque mientras el juzgado resuelve el conflicto la orden del magistrado titular se mantiene vigente, lo que valida el régimen de visitas establecido. En otras palabras, el pequeño ya debería estar bajo cuidado del padre.

Pero el niño, de ocho años, pasó el fin de semana con la madre y la familia en su casa de Valencia. Tras negarse al traslado, se levantó "como si hubiera conseguido salvar la situación", dijo Lucía.

"Esto, más que elevar el afecto hacia el padre, está produciendo todo lo contrario. Ahora no quiere ir con él. Confío en que olvide esta situación y mantengo la esperanza de que la decisión de la juez sea acertada por el bien del niño", señaló.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS