Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valencia

VALENCIA | CIUDAD

Los técnicos de Iberdrola barajan un defecto de fabricación en una batería de condensadores como posible causa del siniestro

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Una explosión en la subestación eléctrica de Torrefiel desata la alarma entre los vecinos
La batería de condensadores que ayer resultó afectada por una explosión, en la subestación eléctrica de Torrefiel.
"Estaba haciendo la cena y he oído una explosión grandísima". La tranquilidad se quebró poco antes de las nueve de la noche en la casa de Carmen Real. A sus 74 años, ni ella ni su marido Manuel están para demasiados sustos. Nada más escuchar el estallido supieron de dónde provenía: la subestación eléctrica de Torrefiel, situada a menos de 50 metros de su casa, en la pedanía Valenciana de Poble Nou.

La emergencia se produjo muy cerca del camino de Moncada, en una zona de viviendas de baja altura y huertas situada a las afueras de Valencia. Fueron varios los vecinos que escucharon el estallido y telefonearon al 112. Desde el Centro de Coordinación de Emergencias se activó a la Policía Local, la Policía Nacional, la Guardia Civil de Tavernes Blanques, bomberos y hasta medios sanitarios.

Al lugar también acudieron técnicos de Iberdrola. Por razones que están siendo investigadas, había estallado uno de los módulos que forman una batería de condensación, una pequeña torre de unos cinco metros de alto cuya función es equilibrar posibles desajustes en el sistema eléctrico. La explosión, que pudo ser escuchada en varios puntos de Torrefiel, estuvo acompañada de un pequeño incendio que carbonizó algunos componentes de la estructura, pero no llegó a extenderse. "No hemos tenido que intervenir, pues a nuestra llegada no había fuego, sólo algo de humo", explicó un sargento de bomberos del Parque de Campanar.

Según fuentes de Iberdrola, que calificaron lo ocurrido de "avería", el siniestro no causó ningún problema de suministro en Valencia. "Existen otras baterías de condensación en otras subestaciones que suplen sin problemas el cometido de una si se estropea", explicó uno de los técnicos de la compañía.


Una "peligrosa" proximidad
Sobre los vecinos de Poble Nou planeó de inmediato el fantasma de lo ocurrido en el barrio Patraix, cuya subestación registró una grave explosión acompañada de un incendio en mayo de 2007. Los miembros de la Asociación de Vecinos de Poble Nou también se han movilizado en varias ocasiones por lo que consideran una "peligrosa" proximidad de las instalaciones a las casas.

"Que esté aquí la subestación me da miedo a mí y a todos los vecinos", lamentó Carmen Real, vecina del Camino de Moncada. "Hemos protestado a través de la asociación de vecinos, pero no nos han hecho caso". En la misma línea se expresó otro residente, Manuel. "Estamos preocupados porque creemos que la valla de protección es escasa y eso tiene un alto riesgo".

Juan Vicent Cunyat, vecino de Poble Nou, definió la explosión como "muy fuerte". "En un primer momento pensábamos que había sucedido algo muy grave. Es algo muy peligroso, pero hay que aguantar. Ya nos hemos manifestado, pero no ha servido para nada", aseguró.

El motivo de las quejas vecinales es la cercanía de la subestación a las casas de huerta de poca altura que hay en los alrededores. "Hay seis o siete familias que vivimos a menos de 50 metros y hoy (por ayer) se ha demostrado que existe peligro", destacó. "Además existen fincas a unos 500 metros", apostilló. "Creemos que unas instalaciones eléctricas deberían estar situadas en un polígono, pero no al lado de viviendas", concluyó.

jamarrahi@lasprovincias.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS