Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 22 agosto 2014

Cultura

Cultura
La arquitectura digital entra en casa
Las viviendas de Sociópolis integrarán un sistema para que el inquilino fabrique sus propios muebles
25.06.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La arquitectura digital entra en casa
Macropisos flexibles, regulables y reprogramables y espacios compartidos con unos pequeños laboratorios equipados con máquinas de corte láser para que el inquilino pueda fabricar objetos, como sus propios muebles, personalizados y según las necesidades del momento. Estas son algunas de las principales características de las viviendas del futuro que, a partir de hoy mismo, comienzan a ser una realidad en el proyecto Sociópolis del barrio valenciano de La Torre, donde esta mañana se pone la primera piedra de inicio de obras de los 30 edificios previstos.

Esta innovadora propuesta digital de los fab-lab (laboratorios de fabricación) hasta ahora sólo se ha desarrollado en fase de investigación en Boston, la India y Barcelona y ahora, en Sociópolis, será la primera vez que se aplique a viviendas reales, en el edificio Sharing Tower diseñado por el arquitecto valenciano Vicente Guallart. "La cuestión es habilitar en los edificios de viviendas unas zonas de laboratorio compartidas donde los vecinos puedan experimentar y fabricar sus objetos cotidianos. Será tan fácil como acceder a través de internet al diseño de objetos de código libre (como linux), bajarse el archivo y construir en estos pequeños laboratorios tus muebles personalizados con madera, acero o metacrilato", argumenta Vicente Guallart.

Estos mismos fab-lab que el urbanista valenciano presentará en septiembre en la XI Bienal de Venecia, junto con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), están pensados sobre todo para viviendas en alquiler "donde la renovación de los inquilinos puede ir pareja con la de los objetos. Se trata de fabricar utensilios en el propio lugar donde se van a gastar y, en casos como los muebles, se añade una idea ecológica, y es que se ahorra el transporte de estos enseres", añade Guallart.

Este es sólo un ejemplo de los posibles usos de los laboratorios de fabricación, pero "las máquinas de corte láser también podrían servir para que determinadas tiendas o firmas de ropa no te vendan ya una camisa en sí, sino el diseño, que cada usuario se bajará en el ordenador y se creará en casa", comenta el arquitecto valenciano.

Otras opciones de arquitectura inteligente que están estudiando incorporar a Sociópolis, y que se presentarán en la XI Bienal de Venecia, son las aplicaciones digitales que vuelven todos los electrodomésticos y objetos del hogar en inteligentes.


XI Bienal de Venecia
Se trata de una investigación que han desarrollado con el MIT para el pabellón central de la Bienal de Venecia, que se ha bautizado como 'Hyperhabitat: reprogramando el mundo' y que consiste "en introducir microordenadores en el hogar para lograr el viejo sueño de conectar todas las cosas ya no con electricidad, sino con inteligencia", según se detalla en el proyecto de Hyperhabitat.

"La nueva generación inteligente juntará el mundo físico y el digital. Permitirá, por ejemplo que la nevera de tu casa esté conectada a un centro logístico que te suministrará comida; o conectar los elementos eléctricos con las placas solares del edificio; o crear una base de datos con la biblioteca de los vecinos de un mismo barrio, que podrían intercambiar los libros a través del sistema hub de internet.

Otro de los retos de esta arquitectura inteligente -que se impulsará en el edificio Sharing Tower de Sociópolis y que se expondrá en la Bienal de Venecia- es crear edificios de viviendas con espacios compartidos. "En vez de apostar por pequeños pisos, queremos impulsar macropisos que combinan los espacios privados con los individuales, con áreas compartidas de ocio, estudio o de trabajo", describe el valenciano Vicente Guallart.

Según esta filosofía, el individuo dispone de una vivienda de unos 36 metros cuadrados con la habitación y el cuarto de baño, con los espacios compartidos llega a los 72 metros, "donde se incluye la sala de estar y ver la televisión, cocina y zona de comedor" y se dispone hasta 300 metros si se añaden las áreas deportivas, de piscina y plazas públicas que fomentan la sociabilidad de los vecinos.

En estas viviendas del futuro, según indica el arquitecto valenciano, "no sólo se busca hacer casas habitables, sino conectar hábitats a diferentes escalas, es decir, crear un hogar confortable, un edificio y espacio público con espacios de sociabilidad y barrios sostenibles".

Dos claros ejemplos de este modelo son los huertos urbanos pensados para Sociópolis -donde los vecinos podrán utilizar pequeños terrenos para cultivar su propia cosecha- y el sistema de internet de barrio (hub).

Todos estos avances revolucionarios aplicados a la arquitectura tienen, según Guallart, una misión y es "no sólo crear edificios con formas nuevas, sino con principios nuevos, que tengan en cuenta el entorno donde se desarrollan, que aporten calidad de vida a la gente y que hagan sostenibles los territorios".
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
File not found.
Vocento
SarenetRSS