Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. Valenciana

Comunidad Valenciana
Padres de Llíria se niegan a que sus hijos vayan a clase con uniforme como planea el Consell
Los progenitores rechazan el proyecto piloto por coartar la libertad y estiman insuficiente la subvención del 25% prometida por Educación

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Un grupo de madres y padres de los colegios públicos Sant Vicent y Sant Miquel de Llíria se niegan a vestir a sus hijos con uniforme para ir a clase. De este modo, los progenitores se oponen al proyecto piloto que planea poner en marcha la Conselleria de Educación de cara al próximo curso. La Generalitat anunció la semana pasada que subvencionará el 25% de la ropa escolar.
El proyecto piloto de la Conselleria de Educación para implantar el uniforme en los cursos de Infantil y Primaria de los colegios públicos de la Comunitat ya tiene sus detractores. Un grupo de padres y madres de los centros escolares de Llíria que han sido incluidos en esta prueba de cara al próximo ejercicio se oponen tajantemente a que sus hijos deban emplear la indumentaria.

Algunos de estos progenitores lo tienen bien claro. Sus vástagos no van a llevar la ropa reglamentaria. "Hay una ley estatal de 1995 por la que se suprimía el uniforme en los centros públicos y ahora nadie puede obligar a emplearlo", señala Aixa, una de las madres que se han mostrado en contra del proyecto.

"Cuando yo matriculé a mi hija en un colegio público, nadie me dijo que la niña debería llevar un uniforme y ahora no se lo voy a poner. Suscribo la iniciativa", señaló otra de las madres. La mujer se refiere a una serie de escritos que han elaborado este grupo de progenitores que tienen a sus hijos cursando los estudios en los colegios Sant Miquel y Sant Vicent de Llíria.

Los consejos escolares de ambos centros han debatido esta semana si aprobaban o no la iniciativa. En el caso del segundo, fue aprobada el martes con nueve votos a favor y cinco en contra, mientras que en el primero la reunión se estaba celebrando al cierre de esta edición.

Mientras tanto, los padres y madres ya se han puesto manos a la obra. De hecho, algunos de ellos acudieron ayer y el martes a la puerta de los colegios en los horarios de entradas y salidas para repartir los escritos en los que exponen sus razones en contra de la implantación del uniforme.

"Hubo muchos que se mostraron de acuerdo con lo que nosotros exponemos. En el grupo somos alrededor de 10 familias, pero hay bastante más gente que también rechaza la imposición de un uniforme", indicó Aixa.

Desde este grupo de progenitores, además, mostraron su rechazo por el proceso de consulta que se ha llevado a cabo en los colegios para comprobar el grado de aceptación de la indumentaria. Los padres y madres lamentan que la encuesta fuese nominativa, es decir, que fuese necesario poner en el encabezado de qué niño provenía. Otro error que perciben es que se diese un cuestionario por alumno: "Eso supone que hay familias que han votado tres veces. Aún así, el 38% de los preguntados están en contra".


Prueba en once colegios
Esta agrupación se puso en marcha la semana pasada, en cuanto se hizo público el proyecto piloto del Consell para implantar el uniforme en once colegios de la Comunitat, entre ellos estos dos centros de Llíria. Educación razona que la apuesta por indumentaria porque da prestigio a la escuela pública, permite ahorrar a las familias y evitará conflictos en las clases. Además, el ente autonómico promete subvencionar el 25% de la ropa.

En el escrito que ha distribuido entre el resto de progenitores y que van a hacer llegar a la FAPA (Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos), la agrupación cree que la medida coarta la libertad y considera insuficiente la ayuda que prevé la Conselleria de Educación "porque el resto irá a cargo de la economía familiar".

"Con el tema del uniforme se pretende desviar la atención respecto a las reivindicaciones que desde hace tiempo están en la calle como la eliminación de los barracones". Los críticos a la medida de Educación instan a la institución autonómica a emplear ese dinero a mejorar las instalaciones y a retirar las aulas prefabricadas de los colegios.

"Con un solo uniforme por niño no es suficiente para pasar la semana, y además también necesitan ropa de calle. ¿Qué pasa con las familia que apenas compran y utilizan las prendas de familiares, vecinos o de Cáritas?", se preguntan los padres que han elaborado el informe.

Los padres y madres que se oponen a la indumentaria y acuden a los colegios a repartir las circulares aseguran que su razonamiento gana adeptos cada día. Por ello, estudian iniciar otra serie de medidas, entre ellas una recogida de firmas.

Los progenitores sostienen que la medida "no iguala a los niños, porque una mochila de marcha, un reloj o unos rotuladores pueden marcar la diferencia". En la circular se recalca que el uniforme realza las divergencias de género: "los niños con pantalón y las niñas, con falda".
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS