Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valencia

VALENCIA | CIUDAD
Los vecinos dispondrán de un servicio gratuito de hasta 4.000 bicicletas a partir de verano
Las primeras paradas se ubicarán en el centro y la previsión es situar, al menos, una cada 300 metros

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Los vecinos dispondrán de un servicio gratuito de hasta 4.000 bicicletas a partir de verano
Presentación del sistema de préstamo de bicis en Castellón, el pasado enero.
A finales del próximo mes, si se mantiene el calendario previsto, el Ayuntamiento adjudicará el servicio gratuito de préstamo de bicicletas, una iniciativa que se madura desde hace años y que consiste en ofrecer estos vehículos a los ciudadanos como alternativa al tráfico privado de vehículos.

La previsión es llegar a un máximo de 4.000 bicicletas y 250 estaciones de intercambio. El concejal de Ordenación Urbana, Francisco Lledó, comentó ayer sobre este proyecto que el pliego marcará un mínimo de 2.500 vehículos.

El sistema imita y mejora lo que ya se ha puesto en práctica en otras ciudades. Así sucede en Zaragoza, Sevilla y Barcelona, por ejemplo, aunque en este último municipio el Consistorio se hace cargo del coste del préstamos, unos seis millones de euros anuales.

En cambio, en Valencia saldrá gratis a las arcas municipales, según relató el edil. Esto se debe a que la empresa adjudicataria disfrutará dentro de cinco años de la concesión de cientos de paneles publicitarios (mupis) repartidos por toda la ciudad, en la llamada contrata del mobiliario urbano.

"Todavía faltan los informes de los distintos servicios municipales sobre el pliego de condiciones, como el jurídico, aunque si todo va bien podremos adjudicar antes de las vacaciones de agosto. En caso contrario, se retrasaría a septiembre", comentó el delegado.

En todo caso, ya está perfilado por completo el sistema de préstamo de bicicletas. Los usuarios deberá darse de alta en un registro municipal con un coste de 18 euros. Ese dinero servirá en parte para conseguir una tarjeta magnética, necesaria para coger el vehículo en todas las paradas.

"Habrá un poste con un teclado. Tras marcar el número de la bicicleta que quiera, ésta se desenganchará sin más problemas. Al pasar la tarjeta magnética quedará registrada la hora." Los primeros treinta minutos son gratuitos, mientras que el siguiente tramo, hasta completar la primera hora, costará 50 céntimos. La segunda hora, un euros y la tercera, dos euros, para subir en esa progresión durante las 24 horas.

No obstante, será difícil que los usuarios paguen nada, ni siquiera los primeros céntimos. El propósito del Ayuntamiento es colocar las estaciones (paradas) muy próximas, por lo que podrá cambiarse la bicicleta antes de que pasen los primeros treinta minutos.

Esta maniobra podrá hacerse las veces que se quieran. De todas maneras, las experiencias en otras ciudades indican que el tiempo medio de recorrido suele ser de unos veinte minutos, indicó Lledó, quien subrayó la importancia de mantener el préstamo gratuito durante todo el día y la noche. Sobre el modelo de vehículo, cada empresa podrá presentar su propuesta, aunque los requisitos pedidos por el Ayuntamiento pasan por una bicicleta de al menos tres marchas, con un diseño y material antivandálico, además de mantener la luz posterior encendida "más tiempo después de cada frenada", aseguró.

En otras ciudades como Barcelona "tuvieron problemas al principio con el vandalismo, aunque luego se mejoró el modelo. Nosotros tenemos la referencia de Sevilla, donde apenas se han producido casos de este tipo."

En cada una de las estaciones se colocará un "call center" que atienda las incidencias del servicio. Es posible, por ejemplo, que la banda magnética de la tarjeta se inutilice, por lo que el usuario no puede dejar la bicicleta cogida unos minutos antes. Por esa razón y para que no le repercuta en el pago, "puede llamar para avisar de la rotura".

Cada tarjeta estará asociada a una de crédito, donde se irán descontando los pagos en caso de que se superen los primeros treinta minutos. De manera paralela, varias furgonetas irán cambiado de sitio las bicicletas, para equilibrar todas las paradas con un número similar.

Debido a la importancia de que las estaciones estén próximas unas a otras, los técnicos han pensado empezar en la plaza del Ayuntamiento, considerada así como la zona cero del proyecto, y trazar desde el centro círculos hacia la periferia. La ubicación definitiva de las estaciones se decidirá tras la adjudicación, aunque la intención es eliminar el menor número posible de plazas de aparcamiento de coches.

Así, en los lugares donde haya aceras anchas, las bicicletas se podrán habilitar quitando algo de espacio de los peatones. En el resto de las calles, no habrá más remedio que colocar las paradas en la calzada.

El concejal de Tráfico, Alfonso Novo, ya dijo durante la presentación del primer proyecto que hay un plan para ampliar la red de carril bici. Su compañero en el equipo de gobierno comentó ayer que los ciclistas también pueden circular por la calzada. "En ocasiones es más fácil que la otra alternativa".
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS