Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

Cultura
El Palleter, héroe de la identidad valenciana
Centenares de personas asisten a la primera recreación histórica del Crit de 1808

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El Palleter, que se alzó hace 200 años contra la invasión de las tropas napoleónicas, tiene vigencia en pleno siglo XXI. Vicent Domènec es el héroe popular y el referente para luchar contra "las agresiones continuas a las señas de identidad valencianas", señaló ayer el presidente de Lo Rat Penat, Enric Esteve, tras concluir la primera recreación histórica del levantamiento del vendedor de pajuelas en Valencia.

El Crit del 23 de mayo de 1808 simboliza "la lucha de un humilde por la personalidad, cultura y lengua de los valencianos", añadió. El público, alrededor de doscientas personas, aplaudía las palabras del dirigente de la entidad valencianista y vitoreaba: "¡Vixca el Regne de Valencia! ¡Vixca Lo Rat Penat!"

La recreación histórica del Crit del Palleter, que se realizó ayer a las 17.30 horas en la ciudad del Turia, transformó la plaza de la Compañía (detrás de la Lonja) en un típico mercado del siglo XIX. Fue en un acto para conmemorar el bicentenario de la guerra de la Independencia a cargo de la Asociación de Amigos del Museo Histórico de Valencia.

"En la plaza del Mercado de Valencia, como ocurría todas las semanas, se iban congregando mercaderes y huertanos para montar sus puestos y vender sus mercancías. Unos junto a la Lonja, otros frente a los Santos Juanes y otros cerca de la calle Calabazas (...). A lo largo de la plaza se percibía un maravilloso contraste de aromas: las frutas y hortalizas recién cogidas, hierbas y especias, quesos y embutidos. Además, animales, tejidos y un sinfín de artículos y accesorios daban un sensacional colorido a la amplia plaza", narraba el coronel Ángel Adán, presidente de la Asociación de Amigos del Museo Histórico de Valencia. La plaza de la Compañía recuperó el esplendor de antaño gracias al medio centenar de personas ataviados con vestimentas de la época.

"Desde el Palacio Real llega una escolta de granaderos custodiando un arca con papel timbrado. Este iba a ser depositado en el estanco de la plaza conocida por la placeta de les Panses. Era el sello del nuevo gobierno. El sello imperial francés. El sello de la ocupación", continuaba el narrador.

"La gaceta de Madrid, el Diario de Valencia y otros panfletos eran la prensa que circulaba por Valencia en aquellos años. Las noticias que los ilustrados leían referente a los hechos del 2 de Mayo no eran nada halagüeñas y esto había encendido al pueblo en un ansia por seguir el devenir de España", explicaba Adán, que junto a Esteve, realizó una ofrenda floral en memoria del Palleter.

"¡Viva Fernando VII! ¡Fuera los franceses! ¡Muerte a los traidores!", exclamaba el pueblo. "El capitán general, el arzobispo Company y el Conde de Cervellón se reúnen en la Casa de la Audiencia (hoy Palacio de la Generalitat) ante el tumulto popular", según el narrador. El padre Juan Rico, nombrado representante del pueblo, lee el real acuerdo que no logra acallar al pueblo, que exige la ruptura con Madrid.

"De repente, Vicent Domènec, harto de la indecisión de las autoridades, se quita la faja encarnada y la hace jirones. La anuda a una caña y, a modo de estandarte, coloca en ella una estampa con la imagen de la Mare de Déu dels Desamparats, que llevaba en su chaleco, y un retrato de Fernando VII".

Y el Palleter grita: "Jo, Vicent Doménech, un pobre palleter, li declare la guerra a Napoleó. ¡Vixca Ferran sèptim! ¡Muiguen els traïdors!". Un Crit que ayer sonó con contundencia.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
File not found.
Vocento
SarenetRSS