Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

Cultura
Bautizo estelar del vino Ladrón de Lunas
La Bodega Luna de Catay reúne a la élite de los sumilleres en una cata de presentación
09.05.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Bautizo estelar del vino Ladrón de Lunas
Un momento de la cata, ayer, en el restaurante Civera.
no es fácil reunir en un acto a la élite de cualquier profesión. Y menos en una tan esforzada como la de sumilleres, personas clave en la marcha de un restaurante de calidad. Ya se sabe que en el tema de la restauración no hay horas que valga. Todas las del día son pocas. Pues bien, la cata celebrada ayer en la Marisquería Civera de Valencia para presentar el nuevo vino Ladrón de Lunas, elaborado por la bodega Luna de Catay, de Utiel-Requena, obró ese milagro.

Hablemos primero de los invitados. Sumilleres de primera línea. Estuvieron, entre otros, Maximiliano Bao, de Kailuze, que presentó el acto; Amanda Navarro, de Ca Sento; Francisco Jiménez, ex presidente de la Asociación Valenciana de Sumilleres, de Nostre Bar; Juan Civera, de Civera, anfitrión del acto; Paco Olivas, del restaurante Los Pirineos, de Valencia; Linda, de la Masía El Romaní, de Bétera; José Miguel Ten, de Les Nits; Michel, de Eladio, y Jesús, de Sierra Aitana.

La cata salió a pedir de boca, nunca mejor dicho. Fernando Martínez Relanzón es el capitán, en Luna de Catay, del equipo de cinco enólogos, superespecializado y con un amor por el mundo del vino a toda prueba, que ha elaborado Ladrón de Lunas, que refleja la opción por la excelencia de esta pujante generación de profesionales.

Fernando Martínez es hijo y nieto de enólogos y bodegueros. Representa la quinta generación de su familia en el negocio del vino. Y como todo sus antecesores, lleva la pasión por el oficio en los genes. Es su forma de vida. Los vinos que elabora Luna de Catay son delicadezas enológicas. No es una bodega de hacer hectolítros de vino. El objetivo es otro: ofrecer calidad para restaurantes de nivel. Se evidenció en el acto de ayer.

Maximiliano Bao, en la presentación del acto, recogió una reflexión del creador de Ladrón de Lunas para asegurar que el vino debe servir para disfrutar de él, de principio a fin. Y clave para conseguir que no queden copas llenas sobre la mesa es lograr un excelente maridaje entre los caldos y los platos básicos de la carta.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
File not found.
Vocento
SarenetRSS