Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valencia

Estás en: Las Provincias > Local > Valencia
Valencia
La huida de aves de l'Oceanogràfic causa llamadas de alarma en toda la ciudad
Una espátula rosada fue capturada por un vecino dentro de la estación del Cabanyal
21.04.08 - 16:24 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El barrio del Cabanyal, la Fuente de San Luis, el parque Gulliver y la Ciudad de la Justicia. La rotura el viernes por la tarde de la red del aviario de l'Oceanogràfic provocó la huida de decenas de aves por toda la ciudad, que poco a poco regresan al recinto de la Ciudad de las Artes.

Desde entonces, las llamadas de alerta de los vecinos se han acumulado en todos los servicios (Policía Local, Policía Nacional, 112 y Sanidad Animal). Así lo afirmaron ayer fuentes municipales, quienes precisaron que por la mañana se había producido una nueva rotura, lo que supuso la huida de más aves de la enorme bola metálica blanca.

No obstante, una portavoz de la Ciudad de las Artes aseguró que se ha dejado un "pequeño" agujero en la red para que los animales puedan entrar de nuevo. "Vendrán por la comida" ha sido el criterio de los técnicos de l'Oceanogràfic.

En todo caso, una o dos roturas, el caso es que el agujero permanecerá abierto hasta que los biólogos consideren que ya no volverán más aves. En el aviario viven unos 150 ejemplares, aunque según las mismas salieron por la parte de la red rota "unos veinte o treinta".

La contrata del Ayuntamiento para el control de las aves, Estudi Verd, recogió un ejemplar de espátula rosada en la estación del Cabanyal. Fue un vecino, según indicaron fuentes municipales, el que se encargó de capturar al animal, de origen americano y que puede llegar a una envergadura de 1,3 metros y un peso inferior a dos kilogramos.

Los técnicos llevaron al aviario al pájaro después, según confirmó a LAS PROVINCIAS la concejala de Sanidad, Lurdes Bernal. El Ayuntamiento dispone de esta contrata para el control de las aves, donde las exóticas suponen un apartado importante. De este modo, estos biólogos supervisan los nidos de las cotorras en los jardines y edificios.

La empresa gestora de l'Oceanogràfic está obligada a poner en marcha un protocolo de emergencia en caso de estos incidentes. No obstante, la delegada Bernal comentó que la mayoría de los vecinos llamaron al 112 y los teléfonos del Ayuntamiento, al ser más conocidos.

"Son animales muy difíciles de coger", aseguró. "Estas aves vuelan perfectamente y el fuerte viento puede provocar que se extiendan por una amplia zona, aunque se espera que la mayoría regrese a la pajarera cuando tengan hambre".

El fuerte viento del viernes, que abatió varios árboles, persianas y paneles publicitarios, volvió ayer a cebarse en el mobiliario urbano. Los bomberos realizaron a lo largo del día un total de diez servicios en la ciudad, según informaron a Europa Press fuentes de Bomberos. Del total de actuaciones, ocho fueron referentes a caída de carteles y toldos y dos servicios tuvieron que ver con cortes de ramas.

Acerca de las especies huidas del aviario, se habla de zancudas y espátulas. Desde la Ciudad de las Artes se rechazó que el agujero en la red pueda ser un problema por nuevas huidas. Los técnicos están convencidos de que los pájaros "se quedarán por la comida." La pajarera está situada en la parte más próxima al puente de l'Assut de l'Or, ahora, en construcción. Las mismas fuentes indicaron que no ha sido necesario cerrar esta parte del recinto, debido a que los visitantes "pueden pasar sin problemas al aviario."

Mientras, los operarios ya han reparado la mayor parte de la red rota. La maniobra fue complicada (la estructura metálica llega a los 26 metros de altura) debido a que dentro hay varios niveles de vegetación.

Bernal aseguró que mantendrán el servicio de Estudi Verd para la captura de estas aves, a pesar del protocolo citado que debe activar la Ciudad de las Artes. En ningún caso se trata de aves que puedan atacar a las personas.

Algunos de estos pájaros son muy parecidos a las especies que anidan en la Albufera, que también llegan a los barrios de la periferia, como es el caso de las garzas.

pmoreno@lasprovincias.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS