Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valencia

Estás en: Las Provincias > Local > Valencia
Valencia
El tradicional triduo pascual del Patriarca
20.03.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Iglesia inicia hoy la celebración de la fiesta principal de todo su año litúrgico: el misterio pascual de Cristo constituido por su Pasión, Muerte y Resurrección. Lo que se denomina triduo pascual, originariamente formado únicamente por dos días: el Viernes y Sábado Santos; y, a partir del siglo III, añadido el Jueves Santo como final del tiempo de cuaresma que, con ayunos y oración, ha servido de preparación a esta celebración.

Tres días pero que en realidad abarcan una sola festividad, la Pascua, según los Santos Padres de la Iglesia. Así escribía san Agustín en el año 400 que "la crucifixión, sepultura y resurrección de Cristo eran un todo"; y san Atanasio, que ya lo había hecho antes en el 350 en sus cartas, afirmando que las tres unidas eran "el gran domingo". Siendo apostillada por el inolvidable Juan Pablo II con las expresiones "la fiesta de las fiestas" y "la solemnidad de las solemnidades".

Es obvio, por tanto, que la asamblea comunitaria de fieles que se constituye estos tres días en todas las iglesias del mundo cristiano es la más importante de su confesión religiosa. La que constituye su esencia y redescubre su identidad de acuerdo con la afirmación de san Pablo de que, si esta pascua de Cristo -su resurrección- en verdad no se hubiera producido, "vana era nuestra fe" (1 Cor. 15-14) y nada habría que celebrar. De ahí que todas se superen mostrando el mayor fervor y entusiasmo en su celebración.

Sin embargo, hay una en nuestra ciudad que atrae de manera especial el interés por presenciarla; hasta el punto de que, con antelación a la hora de abrir su puertas, se aglomeran los fieles esperando lo haga para entrar, ser los primeros en tomar asiento y presenciar los oficios litúrgicos de su solemne triduo pascual. Es la monumental Iglesia del Patriarca erigida en 1604 por el santo arzobispo de Valencia, Juan de Ribera. Y no porque sus ritos y ceremonias sean distintos al resto de templos; aunque sí más largos en duración y sin participación de los asistentes en la liturgia de la palabra que se proclama. Pero ganan, en cambio, mayor atención en ser observados y hasta una cierta exaltación del sentimiento religioso y mística contemplación.

Es precisamente lo que deseaba conseguir el santo Patriarca en su "Real Capilla del Corpus Christi", alcanzando a ser "dibuxo y modelo para todas las iglesias tanto del Reyno, como fuera dél". Y para lograrlo fijó severas normas de conducta a sus capellanes en las ceremonias, de total señorío; a sus acólitos, cuidando el buen orden y limpieza de capillas, altares, objetos de culto, ropa y ornamentos; a todo el personal del coro, recomendando "gran zelosidad" en el canto del oficio divino, desterrando las prisas. Normas que, recogidas de su mano en unas Constituciones de la Capilla, fueron aplicadas hasta el mínimo detalle por sus sacerdotes sacristanes a cada festividad en un libro denominado Consueta. Y observadas inviolablemente por todo el personal que ha pertenecido a la Institución durante 404 años; es decir, hasta nuestros días.

Si la misa vespertina de la Cena del Señor a las 19 horas del Jueves Santo y Vigilia Pascual a las 20.30 del Sábado, con acompañamiento del más puro gregoriano, despiertan siempre la admiración y devoción de todos los fieles, impresiona el respetuoso silencio con que se asiste a la celebración de la Pasión del Señor el Viernes Santo a las 18 horas y se escuchan los cantos polifónicos que acompañan. Obras de T. L. de Victoria y del genial Ginés Pérez; pero, sobre todo, el relato de la Pasión y salmo Miserere del fecundo compositor valenciano, capellán Juan Bautista Comes (1568-1643), maestro de Capilla del Palacio Real de Madrid con Felipe III y Felipe IV; y también de la catedral de Valencia y de la iglesia del Patriarca. Interpreta magistralmente la Coral Polifónica del Patriarca, bajo la cuidada dirección de su maestro de Capilla, don Emilio Meseguer.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS