Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 18 abril 2014

Vida y Ocio

Vida y Ocio
El Keysi se abre hueco
El método de defensa personal creado en Sagunto por Justo Diéguez gana adeptos tras cautivar a estrellas de Hollywood
02.03.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El Keysi se abre hueco
José Manuel Sierra, en una práctica con un alumno.
Ni posturitas ni tanta técnica. Justo Diéguez lo tenía claro. Él creía que en la calle, en una pelea real, las artes marciales carecían de la eficacia necesaria. Por este motivo se decidió a crear el Keysi, un método de defensa personal que ansía el respeto y el autocontrol. La base de operaciones de este novedoso estilo radica en el Puerto de Sagunto. Pero este deportista ha logrado exportar su obra a la meca del cine. Las estrellas de Hollywood han caído rendidas a los pies del Keysi Fighting Method (KFM).

Liam Neeson y Christian Bale son dos de ellos. La película Batman Begins contaba con varias secuencias de combate y eligieron el método de Justo Diéguez para prepararse. En los ocho meses de rodaje los actores aprendieron un arte para sobrevivir en las calles. También Tom Cruise en Misión Imposible 3 se empapó del Keysi para definir su personaje.

Esta propaganda fílmica ha hecho que cada día haya más practicantes. En todo el mundo son más de 35.000 personas quienes han caído rendido al KFM. Hay gimnasios que imparten esta técnica en el Reino Unido, Alemania, Italia y Australia. Y, cómo no, en Valencia. Uno de los centros deportivos de referencia en el Keysi es el gimnasio Sierra de Tavernes Blanques. Allí son muchas las personas que cada semana se entrenan para estar preparados ante situaciones reales en las calles.

"El KFM no tiene nada que ver con las artes marciales. El método lo creó Justo Diéguez de su experiencia personal en la urbe y lo que pretendemos es que la gente se adapte al medio en el que se encuentra. Por eso, un bolígrafo, un móvil o el tacón de una bota pueden servir para defenderse ante un ataque", asegura José Manuel Sierra, propietario del gimnasio junto a su hermano Basilio, y que es el instructor más veterano de esta especialidad.

El Keysi se ha ido abriendo hueco en los centros deportivos. Su web recibe cerca de 300.000 visitas al mes de gente interesada en conocer un estilo que no limita la edad de sus practicantes. Desde niños hasta mayores. Incluso personas con minusvalía física o visual se han lanzado a aprender la técnica. "Alguien en una silla de ruedas puede mover perfectamente sus manos para defenderse, y en cuanto a los niños, ellos van aprendiendo a la vez que juegan. La técnica no es lo más importante, sí el instinto, los reflejos y la flexibilidad", dice José Manuel Sierra, que desde hace nueve años está dedicado al Keysi en cuerpo y alma.

El KFM se creó hace 25 años, cuando Justo Diéguez, con la ayuda de Andy Norman, ya no encontraba nada en las artes marciales y empezó a desarrollar este método. Los hombres son mayoría, pero también las mujeres se han interesado "por la defensa personal del siglo XXI", como así la definió su fundador. Los instructores pretenden ofrecer clase a grupos reducidos para favorecer la calidad de la enseñanza. Además, ha creado un concepto de trabajo propio con un lenguaje ideado ex profeso. Un ejemplo es "canbracu", que son las primeras sílabas de candado, brazo y cuello. El alumno, cuando el instructor pronuncia esta palabra, ya sabe cuál es el ejercicio que debe realizar en ese momento.

José Manuel Sierra pide a los que se inicien en esta modalidad que aprendan a entender su cuerpo. "En el Keysi no hay posiciones, pero hay que desplazarse con muchísima rapidez con evasiones continuas y con movimientos circulares y envolventes. El impulso de la cadera es básico, siempre manteniendo un equilibrio perfecto", asegura el instructor valenciano, un enamorado de esta especialidad.

Pero otra de las peculiaridades de esta técnica radica en su vertiente filosófica. "Practicar el Keysi permite un crecimiento personal. La competitividad es contigo mismo, ya que no se trata de un deporte. Canaliza la energía y, pese a la intensidad de los ejercicios, la sensibilidad de este método hace que haya un mínimo riesgo de lesión", afirma José Manuel Sierra, mientras que Justo Diéguez define la singularidad del Keysi, que se ha ido haciendo fuerte en los gimnasios de todo el mundo: "Enseña a crear una filosofía de vida propia, en la que la mente es la fuente directriz que regula todas las acciones del cuerpo. Es un método válido para todas las facetas de la vida. Eso es el KFM."
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS