Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. Valenciana

fiscal jefe de la audiencia de valencia
Teresa Gisbert: "No habría maltrato a la mujer ni acoso escolar sin el silencio cómplice de los demás"
La primera fiscal jefe en la Comunitat Valenciana pretende "revitalizar" la sección de violencia de pareja y que un especialista en menores e internet vigile los contenidos de webs vejatorias
02.03.08 - 04:59 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Teresa Gisbert: "No habría maltrato a la mujer ni acoso escolar sin el silencio cómplice de los demás"
La nueva fiscal jefe de la Audiencia de Valencia, unos minutos antes de la entrevista.

cómo prefiere "fiscal jefe", "fiscala jefe"...?
-La fiscal jefe. Para mí el cargo es neutro. El cargo representa a la profesión y lo que determina el género es el artículo. Fiscala, además, suena mal fonéticamente.


-¿Qué primeros cambios se plantea para la Fiscalía de Valencia?
-Valencia, y no es demagogia, tiene muy buenos fiscales. Valencia funciona prácticamente sola y el fiscal jefe lo que tiene que hacer es potenciar. Lo que quiero es revitalizar la Fiscalía, que la gente tenga ilusión y se sienta respaldada por una fiscal que se va a mojar por ellos. Mejorar los servicios a los ciudadanos y las condiciones y los medios de los fiscales, que somos el patito feo de la Administración.


-¿Qué áreas va a reforzar?
-Voy a mantener muchas de las especialidades y en algunas quiero mejorar su funcionamiento, como en la violencia de género, que para mí es un tema importantísimo. Me preocupa. Quiero crear una sección de Jurados y otro tema es la utilización de internet: crear un observatorio permanente para proteger los derechos de los niños en internet.


-¿Una prioridad es reforzar el área de Violencia sobre la Mujer?
-Esta sección existe y debe tener una actitud más activa. Tiene que revitalizarse. Para mí es uno de los temas más importantes. Por ejemplo, somos punteros en la sección de Civil, funciona muy bien en materia de incapacidades, en la defensa de los patrimonios y de las personas de la tercera edad. A la de violencia quiero darle mayor impulso.


-¿En qué consistirá la sección de Jurado?
-Los jurados son muy importantes y están tratando asuntos muy graves, con peticiones de muchos años de prisión. La función de un fiscal frente a un jurado es muy distinta que frente a un tribunal profesional y requiere una serie de especialidades de dicción, de capacidad de expresarse llegando al jurado y que te entienda. Quiero que la postura del fiscal sea activa para que haya jurados en los delitos previstos en la Ley del Jurado. Y que intervengan siempre dos fiscales: uno de forma activa ante el jurado y otro de apoyo que haga el seguimiento del juicio y cómo plantear las preguntas...


-¿Y en qué consistirá la sección de delitos relacionados con internet?
-Me preocupan dos cosas. La criminalidad cada vez está más especializada y tenemos que estar a la altura. Internet es un medio para cometer una serie de delitos y hacen falta fiscales formados en internet. Otro tema es que es un medio utilizado de forma negativa, en el derecho al honor, la intimidad y la imagen. Los titulares de la páginas prácticamente no tienen ninguna obligación de controlar su contenido. Por ejemplo, una página donde hay videos o noticias sobre una persona, que afectan a su honor y a su imagen; páginas sobre colegios con insultos graves a alumnos o profesores y comentarios de todo tipo, ofensivos y vejatorios. Se creen que al ser comentarios anónimos van a quedar impunes. El titular de esa página obtiene ingresos y no tiene obligación de controlar porque así lo establecen directivas europeas. Quiero un fiscal de Menores que haga un seguimiento especial de los contenidos que se vierten en este tipo de páginas webs.


-Ponga un ejemplo de 'patito feo de la Administración'.
-Queremos una sección de Internet, ¿no? Y se nos ha dicho que nos van a dar un portátil. Los fiscales no tenemos acceso a internet en el despacho. Es increíble. Sólo hay en la biblioteca o en la secretaría del fiscal jefe. En su día, cuando me llegaban demandas por delitos contra el derecho al honor y la intimidad de menores, tenía que irme a mi casa para entrar en internet y averiguar si era verdad lo que denunciaban, porque desde la Fiscalía no podía. En el siglo XXI me parece asombroso.


-Siempre ha estado a favor, ¿pero qué opina sobre rebajar la edad penal de los menores a 12 años?
-Me parece una frivolidad que en un momento de elecciones se saque ese tema junto con el matrimonio homosexual, la defensa de la familia... Donde más fallamos en menores es en prevención. Y eso es un tema de protección. Hacen falta muchos más medios. ¿Cómo? Detectando situaciones de riesgo. En mi última guardia en Menores, vino una señora que es el prototipo de lo que recibimos ahora, con un nivel económico y cultural medio que te dice que no puede más. Me dijo textualmente; "Me falta pasearme desnuda por la Conselleria de Bienestar Social para que me hagan caso. Mi hijo cumple 14 años y me dicen que ahora puedo ir a la Fiscalía". El fallo no lo tenemos aquí, a los 14 años, lo tenemos cuando el niño, por ejemplo, tenía 4 años y no se detectó que era hiperactivo, que tenía un trastorno disocial... Resulta que no hay centros específicos para menores que requieren un tratamiento específico y no pueden estar escolarizados en un centro como los demás porque esos centros no tenían los profesores de apoyo que requería la ley. Y como no los tienen, lo único que hacen es molestar en clase y no reciben lo que necesitan. Si un menor tiene brotes psicóticos, lo ingresan, y a los dos días se va a casa. Debería haber centros intermedios, centros de Día para menores con problemas mentales. Al final hay que esperar a que tengan 14 años y que los padres tengan que denunciar a sus hijos como única forma de ayudarles. Lo que hace falta es ampliar muchísimo los medios de protección, de detección precoz de trastornos mentales, de hiperactividad, para dotar a los colegios de apoyos suficientes, centros de Día y que no obliguen a los padres a denunciarles.


-Entonces, ¿estamos generando delincuentes entre todos?
-La única forma de prevenir delitos es la educación. Me parece que la ley de Violencia de Género es eficaz, pero no se han puesto todos los medios para que se cumpla. Cuando interviene la ley ya llegamos tarde, porque ya ha habido una agresión. Hay que prevenir y hará falta más de una generación. Y para eso, otra forma de educación. Se ha criticado la Educación para la Ciudadanía y yo llevo años pidiendo una asignatura obligatoria a partir de los 12 años que les enseñe sus derechos y obligaciones, la Ley del Menor, qué les va a pasar si cometen un delito, que existe una ley de educación con expedientes sancionadores, las relaciones de igualdad entre hombres y mujeres. Esa asignatura me parece mucho más importante que... En fin, me parece muy importante. Otra cosa que hay que enseñar a los jóvenes es la corresponsabilidad.


-¿A qué se refiere con la corresponsabilidad?
-Nunca habría acoso escolar sin el silencio cobarde y cómplice de los demás compañeros. Y lo mismo pasa con la violencia de género. Pretender que todo falla porque la mujer no denuncia... Yo no sé si me fiaría, si voy a tener ayudas de verdad o van a tardar ocho meses.


-¿Es una responsabilidad compartida por todos?
-Si los vecinos, los familiares, la sociedad en general se mojara y denunciara, habría muchas más posibilidades de intervenir contra los autores sin necesidad de esperar a lo que ocurrió en Cullera, que para mí fue una ejecución. Yo habría cambiado el titular: "Una mujer ejecutada en Cullera". Ese para mí era el titular. Porque ese hombre la ejecutó. Además la puesta en escena fue de ejecución. Y eso es algo tan sumamente grave, que yo no sé cómo no estamos todo el día hablando de eso. Pero no de ellos, que es de quienes menos hay que hablar... Hablando de cómo lo evitamos, exigiendo a los ciudadanos, a los vecinos, a las madres, a los familiares, al silencio culpable de las familias, que la gente denuncie, que se moje, que lo diga, que intervenga y no parar de hablar de que esto hay que pararlo. Y es lo mismo que el acoso escolar. Para eso hay que empezar a los 10 años. Decirles que tienen capacidad para impedir determinadas cosas que ocurren a nuestro alrededor. Y te tienes que mojar, porque hoy es él y mañana tú. Y eso implica acoso escolar y a la larga, violencia de género.


-¿Hay menos casos de acoso escolar de los que parece?
-Hay muy pocos casos de auténtico acoso escolar. Sí riñas y violencia, como ha habido siempre. Ahora los conocemos más y esta sociedad es más violenta. ¿Qué estamos creando? Estamos creando y criando lo que tenemos.


-Y lo mismo se puede decir de las bandas juveniles...
-¿De Latin Kings y esas cosas? En la provincia de Valencia, en este momento el tema de las bandas no es un problema grave. Me preocupa más por ejemplo, el tema de protección en madres que emigran primero, que hasta para eso somos pioneras, y se tienen que dejar a los niños, normalmente con los padres de ella. Cuando ya se han situado, consiguen traerlos, cuando él tiene 14 ó 15 años. Y entonces el niño o la niña no les perdona ni que lo dejara entonces ni que lo traiga ahora. Y eso sí es un problema. Pero eso no son bandas organizadas. Aquí hay algo, pero muy mínimo y no un problema de la provincia de Valencia.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS