Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Lunes, 22 septiembre 2014

Portada

Estás en: Las Provincias > Portada
Euros
Vossloh recopila sus 110 años como pilar maestro de la industria valenciana
el enjambre industrial valenciano tiene un elemento que resalta por su historia, su trayectoria, su saberhacer, su innovación y su continuo crecimiento: vossloh. ahora un libro recopila fielmente su historia
18.11.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Vossloh recopila sus 110 años como pilar maestro de la industria valenciana
Una grúa flotante carga una locomotora (1979).
"Literalmente me he criado allí. Entré como aprendiz en 1962 en Macosa y salí prejubilado en 1999. Formo parte de la historia de la fábrica", explica Francisco Signes Martínez, antiguo trabajador de Vossloh, autor del libro Del taller de los Devís al Centro tecnológico de Vossloh (1897-2006) y adjunto a la secretaría general de la Federación Minerometalúrgica de CC. OO.

El libro, que recopila su historia a través de la narración y un amplio archivo fotográfico, recoge todo lo relacionado con la empresa. Desde los primeros Talleres Devís y Noguera, la empresa ha adoptado multitud de nombres (Devis e Hijos, Construcciones Devis, Macosa, Gec Alsthom, Alsthom, Vossloh). Ha fabricado una gran gama de productos (material ferroviario, calderería, componentes metálicos de obras hidráulicas, grúas) desde distintas sedes (antigua carretera de Barcelona, camino real a Madrid, Albuixech) para enviarlos a todo el mundo (FGV, Santa Cruz de Tenerife, Brasil, Yugoslavia).

Pero, ¿qué saben los valencianos de la que fue, es y será uno de los mimbres más importantes de su industria? "Que los Devís fueron una pieza clave en la industrialización valenciana lo sabe quien trabajó para ellos. Es necesario reivindicar su figura y su papel en la historia de la Comunitat", afirma Signes con rotundidad.

En 1897 Miguel Devís y José Noguera, dos emprendedores valencianos, fundaron los Talleres Devís-Noguera en Marchalenes (en la actual Avenida de la Constitución). Tras una etapa de trabajo en común, en 1911 Miguel Devís toma el timón de la empresa, que pasa a denominarse Devís e Hijos. Se dedicaban a la construcción de calderas industriales y depósitos y el negocio va funcionando, ya que dos años después deciden incrementar un 50% la superficie de la nave.

El nombre de la compañía pasa a ser Hijos de Miguel Devís en 1921 y con este cambio, surge el interés por entrar en el mundo de la reparación y construcción de material ferroviario. Una vez más, sus intuiciones son las correctas; ya que una crisis en el sector en 1921 y la posterior ayuda estatal en 1924 subvencionó muy generosamente las inversiones en la industria ferroviaria, por lo que la empresa no dejó de crecer. Durante esta época la industria valenciana está en auge. Las empresas más importantes, Campsa, Transmediterránea y la CTNE, las "joyas de la corona", como apunta Signes en su libro, están dirigidas por valencianos. Y la capital de la Comunitat está rodeada de un moderno tejido industrial en su mayor esplendor.

Los nuevos talleres de la empresa estaban cerca de la vía ancha de Norte (hoy la estación del Norte) y así permitieron seguir desarrollando esa línea de negocio. En 1929 se constituye Construcciones Devís S.A., con un capital social de 4 millones de pesetas. Desde 1926 hasta 1932 se entregaron solo a la compañía del Norte 16 coches de viajeros y 116 furgones, además de 1.360 vagones, a MZA se le entregan veinte vagones cisterna y se construyen numerosos vagones especializados para muchas empresas de toda España. Durante los años treinta la Depresión y la caída de Primo de Rivera maltratan a la industria, pero la empresa se recupera en 1934 con el encargo de las primeras 24 locomotoras eléctricas y seis locomotoras de vapor.

"Soy un historiador aficionado y ahora me voy a dedicar a profundizar algunos episodios, como todo lo que ocurrió durante las colectivizaciones de la guerra civil, cuando fueron los trabajadores los que se hicieron cargo de la fábrica y la sacaron adelante", apunta Signes. En 1941 se levantan los nuevos talleres en Alcázar de San Juan y en 1944 se produce la primera 'transferencia tecnológica', como se llamaría hoy en día, con la colaboración de la empresa suiza Secheron para construir la primera generación de locomotoras eléctricas españolas. La fusión de la empresa con la barcelonesa Material para Ferrocarriles y Construcciones S.A., dando a luz a Material y Construcciones S.A., Macosa, compañía que factura en 1948 un 53% más que el año anterior (147 millones de pesetas). Diez años después solo hay récords: 80 locomotoras de vapor, 28 locomotoras eléctricas, 19 unidades de tren eléctricas, 142 coches de viajeros, 10 furgones metálicos, 3.804 vagones de diversos tipos... Su actividad está más diversificada que nunca y cada vez hay más proyectos con empresas extranjeras (Suiza, Reino Unido, EE. UU., Bélgica). Pero llega el diésel, Renfe ya no quiere más locomotoras de vapor. Así que Macosa se adapta a los tiempos, a la tecnología americana y termina construyendo 103 locomotoras diésel-eléctricas para Renfe.

En 1970, Macosa es la segunda empresa de su sector, pero en esta década comienza la recesión. Por ello la empresa en 1978 se reorienta al exterior, aunque no consigue aplacar la crisis hasta un tiempo después. La falta de mercado y la ausencia de alternativas dan malos resultados de 1984 a 1986. A finales de 1989, la multinacional franco británica Gec Alsthom firma un acuerdo con Macosa y nace Meinfesa (Mediterránea de Industria Ferroviaria S.A.), que también es comprada en 1991, año en el que comienzan los nuevos proyectos en la fábrica de Albuixech. Un año después la empresa cambia su nombre al de Gec Alsthom y se sigue apostando por el mercado exterior (Suiza, Argelia).

Entre 1992 y 1993 se inicia la construcción de los tranvías y los convoys de Metro Valencia para FGV y en 1997 se completa el traslado de la ingeniería, fabricación y servicios a la planta de Albuixech. Cinco años más tarde, Alstom entra en crisis y en 2005 Vossloh España S.A. adquiere la planta de Albuixech. La empresa, junto con Renfe, crea Erion Mantenimiento Ferroviario en 2006. Durante sus 110 años de historia, desde los talleres de los Devís hasta las factorías tecnológicas de Vossloh, la empresa ha sabido crecer, evolucionar, colocarse retos profesionales y superarlos para volver a estar en primera línea... Vossloh formó y formará parte de la historia viva de la Comunitat.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS