Vilar dice que una nueva ley permitirá controlar los contratos a dedo

El concejal afirma que la normativa estatal que entrará en vigor en marzo regulará la cantidad de adjudicaciones mediante esta modalidad

I. DOMINGO

valencia. El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, aseguró ayer que la decisión del Ayuntamiento de Valencia de suprimir el control fiscal previo sobre los contratos a dedo se debe a la nueva Ley de Contratos del Sector Público que entrará en vigor el próximo 9 de marzo, ya que establece restricciones para que las administraciones recurran a esta modalidad de adjudicación.

Según una instrucción de la concejalía para las bases de ejecución del presupuesto de 2018, la fiscalización previa (el expediente debía contar con un informe favorable de la Intervención General) se realizará ahora de forma posterior y aleatoria. Una decisión que ponía en entredicho el compromiso del Consistorio para reducir el número de contratos menores, que asciende a 43,3 millones entre julio de 2015 y septiembre de 2017

Vilar explicó que ya no será necesaria porque la normativa estatal, que se adapta a las directivas europeas, prevé que el Consistorio valenciano únicamente pueda realizar entre 15 y 20 contratos menores por ejercicio presupuestario al limitarse su cifra en función del número de órganos de contratación.

También se reduce la cuantía, ya que de los 18.000 euros para los servicios y suministros se pasa a 15.000 euros mientras que las obras bajan de 50.000 a 40.000 euros. «Los contratos menores desaparecen, ya que es verdad que había un abuso de ellos por parte de las administraciones», reconoció el edil de Hacienda.

De hecho, uno de los objetivos de la nueva ley es reducir el margen de las administraciones para adjudicar directamente un contrato a una empresa o profesional.

Fotos

Vídeos