La verja del acceso principal de Viveros cumple un año destrozada

La verja cubierta por una lona de obra, ayer por la mañana. / Damian Torres
La verja cubierta por una lona de obra, ayer por la mañana. / Damian Torres

La valla, de mediados del siglo XIX, apenas requiere una inversión de 9.740 euros y la previsión es que las obras comiencen este mes

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Ocurrió el 25 de diciembre de 2016, cuando dos jóvenes que iban a bordo de un coche se estamparon contra la verja del acceso principal del jardín de Viveros sufriendo heridas leves y provocando el enésimo destrozo en el cerramiento del parque protegido. Cuando ya se ha cumplido un año de aquello, una valla de obra y los restos de una lona verde siguen tapando la parte hundida y pendiente de reparación por el Ayuntamiento.

La concejalía de Cultura anunció el 17 de octubre los trámites para la contratación de una empresa para que acometiera las obras. El presupuesto es modesto dado que se eleva a 9.740 euros, por lo que la intervención no requiere concurso público. Fuentes próximas a la delegación indicaron que el expediente ha pasado ya por el servicio de Fiscal Gastos y la previsión es que este mismo mes se acometan.

Damián Torres

En caso de que se cumpla la estimación, se habrán cumplido 13 meses desde el choque del vehículo. El concejal del grupo popular preguntó en el pleno de diciembre por las mejoras previstas para reducir el riesgo de accidentes de tráfico, aunque el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, se limitó a contestarle en su estilo habitual de recriminaciones al PP.

«Sólo existe la posibilidad de modificar la semaforización respecto a cómo la dejó el gobierno del que usted formaba parte para impedir aceleraciones excesivas. Si considera que debemos corregir la planificación respecto a como usted la dejó por considerar fallidas su actuación y la de su sucesor Alberto Mendoza, solicítelo expresamente indicándonos qué considera que ustedes hicieron mal en su momento y ahora creen que podrían corregir sobre su error inicial». Fuentes del grupo popular señalaron que «este tipo de contestación suponen una vergüenza para lo que debe representar el Ayuntamiento y los concejales que se sientan en el hemiciclo, sin más».

El choque de vehículos contra la verja se ha convertido en algo habitual los últimos años, por lo que se modificó la secuencia semafórica y colocaron luces de aviso, entre otras medidas. Se trata de una curva cerrada a la que muchos conductores llegan a velocidad excesiva. La verja es un ejemplo de pieza histórica y artística que fue proyectada a mitad del siglo XIX y en 1859 sirvió para delimitar la Glorieta, donde estuvo hasta 1925 cuando se remodelaron los Jardines del Real. Siete años más tarde se recuperó para poder cerrar el perímetro de Viveros.

El Ayuntamiento sí ha acometido varias obras de mejora en Viveros este mandato, como el acceso que recae al puente del Real. Los restauradores se encargaron de reponer los fragmentos de piedra desprendidos por el desgaste y la falta de mantenimiento, así como el repintado de la parte metálica de una de las verjas principales del histórico jardín.

Damián Torres

Fotos

Vídeos