Los vecinos desoyen la encuesta de Ribó: «El tráfico sí es un problema»

Tráfico en la Gran Vía Marqués del Turia. / J. J. Monzó
Tráfico en la Gran Vía Marqués del Turia. / J. J. Monzó

La Federación vecinal pide que se haga un mapa de las zonas con más denuncias por la falta de limpieza y que se aumente el gasto

PACO MORENOValencia

La Federación de Vecinos de Valencia analizó ayer los datos del barómetro municipal con cierto escepticismo, sobre todo las conclusiones referidas al tráfico, el transporte público y el carril bici, que figuran en el estudio a partir del sexto lugar entre las preocupaciones de los ciudadanos. La presidenta de la entidad, María José Broseta, dijo que no duda del trabajo realizado por el Consistorio, aunque subrayó que «para nosotros, el tráfico sí que es un problema».

Por ese motivo consideró que en futuras encuestas deberían parcelarse los resultados por barrios y no por distritos. «Hay zonas muy grandes donde las situaciones son distintas dependiendo del barrio», señaló. En la pregunta donde se pide una respuesta espontánea y única, el transporte público es considerado el mayor problema por un 4% de los participantes, mientras que el tráfico se eleva hasta el 3,1% y el carril bici un 1,7%.

En cuanto a la puntuación a los servicios municipales, el gobierno municipal recibe en su conjunto 5,6 puntos sobre diez, mientras que el servicio de Circulación se queda en un 5,2 y Valenbisi en un 6,1, la misma nota que obtiene la EMT. Los aparcamientos públicos son el único apartado que queda por debajo del aprobado con 4,6 puntos.

En ocho distritos la suciedad en las calles es considerado el problema más serio

La presidenta de la Federación reiteró que no tiene nada que decir sobre la validez de la encuesta, para decir a continuación que «nosotros vivimos la realidad de los barrios; hay que ir a las juntas de distrito para conocer las opiniones de la gente y todos estos asuntos les preocupan». En todo caso comentó que seguirán «reivindicando mejoras para el transporte público y debatiendo todo lo que hace falta sobre el tráfico».

Noticias de Movilidad en Valencia

Señaló que hay mucho que decir sobre la anunciada remodelación de líneas de la EMT. «La que se hizo el año pasado fue un problema en algunos barrios, hay que ver lo que pasa ahora con la próxima». La empresa municipal tiene previsto modificar ocho líneas en una primera fase, para después cambiar más de una docena aprovechando la remodelación integral de la plaza de la Reina. «Todo eso se tiene que hablar para reducir las quejas», consideró.

Comentó extrañada que el ruido no aparece como un problema específico en la pregunta que requiere respuestas espontáneas, cuando se trata de una de las reclamaciones que más se ha incrementado los últimos años en el Consistorio. Sí que hay un apartado en el estudio llamado convivencia con un 5,8% de los participantes que lo consideran la principal preocupación en sus distritos, al igual que un 2% que contestan el medio ambiente.

En la misma tabla la falta de limpieza encabeza la clasificación con un 26,5% de los encuestados para los que es el principal problema que sufren a diario. La cifra es aún mayor que la de marzo de 2017, cuando se produjo el primer barómetro del Consistorio este mandato. Por este motivo, Broseta consideró urgente que el Ayuntamiento realice un «mapa de puntos negros para determinar las zonas más problemáticas». A renglón seguido, aprobar un refuerzo del servicio de barrenderos y baldeo en esos barrios.

En la investigación figuran ocho distintos donde la falta de limpieza es considerado el problema principal. Se trata de Campanar, Pla del Real, Patraix, Quatre Carreres, Camins al Grau, Algirós, Rascanya y las pedanías del oeste (Benimàmet y Beniferri). La dirigente vecinal reiteró que algunos de estos distritos «son tan grandes que es imposible analizarlo como toca».

Al margen del incremento del presupuesto, que ya se ha beneficiado de ciertos aumentos los últimos dos años, indicó que «también hay un aspecto importante a tener en cuenta como es la falta de civismo. Hace falta más concienciación para evitar tanta suciedad en las calles». El servicio de recogida de basura obtiene un 5,8 sobre diez puntos, ligeramente por encima de la media que consigue el gobierno, aunque otro asunto bien distinto es el estado de la vía pública.

En algunos barrios sí que es evidente el problema de la falta de limpieza. En Camins al Grau, el 23,7% de los participantes considera que la suciedad es lo que más le afecta personalmente de la zona en la que viven. La asociación de vecinos ha criticado varias veces el mal estado de los solares situados a espaldas de las naves rehabilitadas de la calle Juan Verdeguer, sede de Las Naves, además del antiguo circuito de Fórmula 1, donde se amontona bastante material pese a que en 2012 se celebraron las últimas carreras.

Sobre el transporte público, la actitud crítica de la Federación vecinal ha sido constante. Tan lejos como el verano pasado denunciaron los recortes de servicio en la EMT y Metrovalencia, pese a que la ciudad mantiene buena parte de la actividad comercial y se incrementa la turística. Además, se da la circunstancia de que Valencia tiene uno de los billetes sencillos más caros de España y la tarifa del bonobús se incrementó en 2017.

En cuanto a la gestión de los aparcamientos públicos, la supresión del estacionamiento nocturno en el carril bus en buena parte de la ciudad originó también protestas vecinales, sobre todo por la falta de alternativas para los residentes de municipios cercanos. La construcción de nuevos parkings está prácticamente paralizada desde el inicio de la crisis económica y las empresas concesionarias piden regularmente una rebaja del canon, lo que es siempre desestimado por el Consistorio. En el distrito de l'Olivereta, la falta de autobuses hace que el transporte público sea el motivo de mayor preocupación, igual que ocurre en las pedanías del sur de Valencia.

Fotos

Vídeos