Los vecinos critican que la mendicidad se extiende por los parques de Velluters

La asociación Constantí Llombart reclama la colocación de cámaras y más multas contra la degradación del patrimonio histórico

P. M. VALENCIA.

«Ese asentamiento lo venimos denunciando desde hace años», comentó ayer María José Volta, secretaria de la asociación de vecinos de Velluters. Esta parte del centro histórico ha sido una de las más castigadas los últimos tiempos por el aumento de la mendicidad. Como publicó LAS PROVINCIAS, zonas como la plaza Juan de Vilarrasa, solares de la calle Quart o los aledaños de la calle Viana han registrado un resurgimiento de chabolismo e indigentes que se guarecen del frío en los portales y las entradas de garajes de fincas inacabadas.

Volta comentó que corresponde al Ayuntamiento «dar una solución a este problema, más que evidente para los vecinos del barrio». Insistió en que la situación perjudica tanto a las personas que malviven en los jardines como a los vecinos, que ven cómo se degrada el barrio al agravarse la falta de limpieza. Mención aparte merece el incremento del tráfico de drogas. «Las jeringuillas tiradas en los jardines ya es algo frecuente y los niños pueden pincharse», dijo.

Para Antonio Marín, de la asociación Constantí Llombart, la solución a casos como el ocurrido ayer en las torres de Quart pasa porque el «Ayuntamiento, en colaboración con la sociedad civil, la Generalitat y la Delegación del Gobierno, impulsen brigadas para combatir el vandalismo, que tanto malestar genera», en referencia a la limpieza de numerosos monumentos protegidos.

Añadió la necesidad de actualizar las ordenanzas y la «coordinación de las áreas municipales, un incremento de las instalaciones de videovigilancia y sanciones económicas y de trabajos en favor de la comunidad a los que degraden y atenten contra el patrimonio y la convivencia», para citar por último «albergues para indigentes, en aras a su reintegración».

Fotos

Vídeos