Los vecinos del centro, contra la futura plaza de Brujas

Plaza de Brujas. /Irene Marsilla.
Plaza de Brujas. / Irene Marsilla.

Los ciudadanos rechazan el proyecto de reurbanización del entorno que se encuentra expuesto estos días en la Lonja de la Seda

Á. S.

De más de 5.000 metros cuadrados a poco más de 1.000. En esa reducción del espacio de plaza que contemplan los proyectos de remodelación de Ciudad de Brujas se apoyan los vecinos del centro de la ciudad para rechazar el proyecto de reurbanización del entorno que se encuentra expuesto estos días en la Lonja de la Seda. La Coordinadora de Entidades de Ciutat Vella lamenta que las exigencias del Ayuntamiento de permitir el acceso de autobuses hasta el mismo Mercado Central suponen que cualquier proyecto en superficie en Ciudad de Brujas requiere «una amplia reserva de espacio para paradas y para el giro de los autobuses».

El portavoz de la coordinadora, Martín García, explicó en declaraciones a este diario que en opinión de la plataforma que engloba a decenas de asociaciones de vecinos y del centro, «a Ciutat Vella sólo deberían entrar autobuses pequeños o eléctricos o híbridos, no grandes autobuses que no hacen más que contaminar». «El Ayuntamiento se ha rendido a los deseos del Mercado Central», criticó García, que recordó que en calles como Guillem Sorolla y Murillo decenas de residentes se han mudado ya tras los cambios de circulación en la avenida del Oeste o en la avenida de María Cristina, que han llenado las calles ante mencionadas de tráfico tanto de coches privados como de autobuses urbanos.

La coordinadora, además, criticó la remodelación de líneas de la EMT que presentó Grezzi esta semana al asegurar que las líneas largas son menos operativas que las cortas. García recordó que en los cambios en la red de verano de 2016 se partieron trayectos en dos alegando que eran demasiado largos.

Fotos

Vídeos