Vecinos del Carmen cargan contra los cambios en el tráfico

Vista general de la calle Quart, cambiada de sentido. / irene marsilla

«Los bucles empeoran la calidad de vida» de los residentes, según Amics del Carme, que insiste en las cámaras prometidas en 2016

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La última fase de la pacificación del tráfico y peatonalización del barrio del Carmen, puesta en marcha la semana pasada, no convence a los vecinos. Para nada. La asociación Amics del Carme emitió ayer un duro comunicado en el que aseguraba que los bucles planteados por la concejalía de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Valencia «empeoran la calidad de vida de los vecinos».

«Estamos comprobando que los bucles diseñados por el Servicio de Movilidad no son una solución ni compartida ni aceptada por varias asociaciones de vecinos. Obligar a todos los vecinos de una zona a efectuar un recorrido por ciertas calles para llegar al aparcamiento y salir de él, sólo hace que causar más molestias de circulación, pérdida de tiempo y ruido continuado en calles que no están diseñados para absorber tanta carga de tráfico motorizado», explica la entidad.

Cabe recordar que los bucles puestos en marcha por la concejalía que dirige Giuseppe Grezzi incluyen cuatro puertas de entrada (las calles Pintor Domingo, Pintor Zariñena, Corona y la plaza Portal Nou), de las que se sale por Carniceros, Quart, que se ha cambiado de sentido, Maestra Alejandra Soler y Na Jordana. Esto provoca, en opinión de los vecinos de la zona, que determinados puntos hayan asumido una carga excesiva de tráfico rodado que no beneficia a los residentes que ven que algunas calles han multiplicado por mucho los coches que recibían antes de la reordenación.

Amics del Carme insistió en que a esta actuación le faltan «algunas medidas solicitadas en diversos foros». «Es necesario identificar los vehículos residentes con la autorización para circular por Ciutat Vella, lo que, con la colocación de cámaras de vigilancia, aseguraría la necesaria eliminación del tráfico oportunista en nuestro distrito», aseguró la entidad que preside Toni Casola. Cabe recordar que el pasado año, cuando se peatonalizó parte de la Seu, el concejal Grezzi prometió las cámaras pero se ha cumplido más de un año de la entrada en vigor de la peatonalización de la calle Serranos sin que nada se sepa de un expediente que desde Movilidad se asegura que se está licitando. El PP ya tenía la medida en su programa electoral pero tampoco la puso en marcha en el centro, sí en el viejo cauce del río Turia pese a las reticencias de la Policía Local.

«Dificultar la movilidad de los vecinos para disuadir a los visitantes no es una medida positiva para Ciutat Vella», insistió la entidad, que apoya «la puesta en marcha del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de 2013 ya que Ciutat Vella es un distrito residencial. Sin embargo, por su condición de Centro Histórico, necesita medidas y tratamientos particulares en el Plan de Movilidad del Ayuntamiento de Valencia».

«Consideramos necesario continuar con el plan para proteger, dignificar y reforzar el carácter residencial del distrito de Ciutat Vella, un paso más en el cambio de modelo para conseguir, entre otras cosas, una mejora en la calidad del aire que respiramos en Valencia», señaló la asociación en un comunicado remitido ayer a los medios.

La entidad propuso en su momento limitar la carga y descarga de 7 a 12 horas, que el estacionamiento sea limitado y exclusivo en las zonas de carga y descarga, que se elimine el aparcamiento en superficie en la zona con trama histórica por sus valores patrimoniales, que se prohíba circular a taxis libres por Ciutat Vella y reurbanizar determinadas calles adaptadas a los nuevos criterios de movilidad, entre otras medidas.

Más

Fotos

Vídeos