Vecinos de Bulevar Sur piden más control policial para frenar el botellón

Los residentes reclaman al Consistorio medidas para frenar el aumento de jóvenes que acuden los fines de semana

I. DOMINGO VALENCIA.

«La situación se ha desbordado en la última semana». Es el presidente de la asociación de vecinos Bulevar Sur-San Vicente Mártir, Elías Sánchez, quien puso ayer el grito en el cielo ante la proximidad del fin de semana y la amenaza de un nuevo botellón en las calles del barrio, en concreto, en las inmediaciones de una discoteca situada junto al monumento de la Cruz Cubierta.

«Estamos muy preocupados por la situación que vivimos el fin de semana pasado, con centenares de jóvenes bebiendo en la calle, peleas y mucha suciedad», describió el dirigente vecinal, quien lamentó las «falsas promesas» del Consistorio al no atender sus peticiones ante esta problemática que ahora se extiende del jueves al domingo de madrugada.

Por ello, los residentes de este barrio piden al equipo de gobierno que se cumplan las ordenanzas municipales en materia de contaminación acústica y ocupación de vía pública «para evitar las escenas de vandalismo que se producen todos los fines de semana y la suciedad que se acumula». En este sentido, Sánchez recordó «el coste para las arcas municipales» que supone el dispositivo extra de limpieza en la zona, ya que se realiza tanto el domingo como el lunes.

La petición que trasladan al Ayuntamiento es que se incremente la vigilancia de la Policía Local, como ya se hizo meses atrás, y se realicen controles de documentación a los asistentes al botellón. A su juicio, esta medida serviría para disuadir a los jóvenes.

Sánchez también lamentó la «escasa implicación de la Policía Local» para erradicar el botellón que se practica en los jardines situados en el cruce entre el bulevar sur y la calle San Vicente. «En las reuniones nos aseguran que no tienen suficientes efectivos para atajarlo pero en otras zonas sí que se ha conseguido», apuntó. En este sentido, en el casco histórico de Benimaclet la presencia de patrullas hizo que el botellón se redujese a mínimos.

No es la única molestia que sufren los vecinos de la zona de la Cruz Cubierta en las últimas semanas. También alertaron de la presencia de jóvenes con patines y monopatines a altas horas de la madrugada para recoger los restos de botellas de alcohol.

Fotos

Vídeos