Vecinos de Bulevar Sur denuncian una pelea con daños y se quejan del botellón

Restos de botellón. / lp
Restos de botellón. / lp

La asociación del barrio protesta de nuevo tras una «batalla campal» a las puertas de una discoteca que se saldó con cristales y retrovisores rotos

I. HERRERO

valencia. La asociación de vecinos de Bulevar Sur-San Vicent Mártir volvió a protestar ayer por nuevos altercados nocturnos. En este caso, por una pelea iniciada a las puertas de una discoteca y que se saldó con «cristales y espejos retrovisores rotos por todo el barrio», según señala a LAS PROVINCIAS Elías Sánchez, presidente de la entidad.

«Seguimos igual, cada fin de semana se repite el botellón y el escándalo hasta las ocho o las nueve de la mañana», critica, molesto porque «el Ayuntamiento dice que hace cosas y que la policía lo controla pero no es cierto». «Sólo pedimos que actúe y que haga cumplir la ordenanza municipal de no beber en la calle ni armar escándalo», sentencia.

Desde la asociación vecinal denuncian que ayer se vivió una auténtica «batalla campal» en la Cruz Cubierta. Según relatan, en torno a las 6.45 horas un grupo de jóvenes comenzó a «pelearse de manera agresiva» en la puerta de una discoteca y poco después se diseminó, en diferentes focos, por todo el barrio y causó «roturas de cristales de algunos de los portales de la calle San Vicente, a la altura del número 375».

«Falta de interés»

Tras recibir llamadas de vecinos que alertaban de la reyerta, efectivos de la Policía Nacional y una ambulancia acudieron al lugar de los hechos. Para sus representantes, se trata de una nueva demostración de la «falta de interés» de la Concejalía de Seguridad Ciudadana hacia este barrio.

Hace apenas un mes, desde la asociación vecinal de Bulevar Sur-San Vicent Mártir protestaron por el botellón en fin de semana tras «sufrir una vez más la contaminación acústica provocada por grupos de jóvenes excesivamente numerosos», a pesar de la presencia policial, así como por la suciedad y restos de botellas acumulados en esa zona. «Muchos son menores», alertaron, al tiempo que exigieron más control.

Fotos

Vídeos