Los vecinos alertan de que el veto a los hoteles aumentará los apartamentos ilegales

Protesta vecinal contra apartamentos ilegales. / irene marsilla
Protesta vecinal contra apartamentos ilegales. / irene marsilla

Ruzafa critica que la suspensión en Ciutat Vella hará crecer la presión en otros barrios y pide una medida similar para limitar las aperturas

PACO MORENO

La suspensión de nuevas licencias para hoteles y edificios de apartamentos en Ciutat Vella fue recibida ayer con escepticismo por parte de las asociaciones vecinales, al señalar la mayoría que el problema se basa más en la proliferación de viviendas turísticas ilegales en inmuebles compartidos con residentes. Además, precisaron, el Ayuntamiento acumula 70 peticiones que seguirán su tramitación porque no les afecta la moratoria, al igual que ocurre con los solares y fincas ya calificados de uso terciario.

Así las cosas, la medida aprobada por el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, fue considerada como «poco efectiva», una vez que el mismo edil reconoció que con todas las propuestas en marcha se llegará a la saturación en algunos barrios del centro. La decisión persigue, no hay que olvidarlo, favorecer la llegada de vecinos a zonas que se han despoblado de manera paulatina desde la riada de 1957.

Desde Amics del Carme, fuentes de la entidad señalaron que la cuestión más grave se sitúa en la falta de inspecciones de los apartamentos turísticos ilegales, fuera de todo registro de la Generalitat y que incumplen además los requisitos del Plan General al no estar situados en plantas inferiores a los residentes.

El último recuento del Ayuntamiento fue el pasado verano con 2.429 pisos fuera del registro

«Ahí es donde hay que poner el foco», señalaron, para insistir en un estudio dado a conocer por el propio Ayuntamiento el pasado verano, cuando la concejal de Turismo, Sandra Gómez, defendió la necesidad de regular el sector con nuevos requisitos. En total, 2.429 pisos se alquilan para esta actividad sin ningún tipo de control, lo que supone la mitad de los 5.714 apartamentos que constituyen la oferta de toda la ciudad. El ratio en Valencia por cada mil habitantes (6,6) es superior a lo que ocurre en Madrid, Sevilla o Málaga. Sólo Barcelona está por delante con un índice de 9,8 viviendas.

La presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, adelantó que esta semana tienen pendiente una reunión con la concejal de Turismo para hablar entre otros asuntos de las alegaciones vecinales a la Ley de Turismo, ahora en fase de tramitación en Les Corts.

Entre las peticiones que plasmarán en el documento se encuentra la aprobación previa por parte de la comunidad de propietarios a la apertura de un apartamento, así como un tiempo máximo de 30 días al año de utilización de las viviendas en caso de no estar en el registro.

Sarrià dijo el lunes que la suspensión temporal de la admisión de propuestas no se extenderá a Ruzafa, mientras que en el Cabanyal sí habrá algo similar a las restricciones previstas en Ciutat Vella. Esta afirmación fue criticada desde Russafa Descansa, una de las entidades del barrio que propugna el derecho al descanso de los vecinos y que sea declarado Zona Acústicamente Saturada por el aumento de locales de hostelería y apartamentos.

Fuentes de la entidad indicaron que las restricciones en Ciutat Vella promoverán un aumento de la presión sobre este barrio, donde en la actualidad no hay más limitación que la fijada por el Plan General y el Plan de Protección del Ensanche.

Aún así, consideraron que hay numerosos casos donde se vulnera por ejemplo la normativa de que las viviendas turísticas no estén en plantas superiores a los vecinos, además de otros donde «se ocupan edificios enteros para este uso sin que se haya pedido ningún cambio en la calificación a terciario».

Recordaron que la declaración de Zona Acústicamente Saturada se promoverá en los tribunales, una medida que ya tiene el barrio del Carmen con medidas provisionales. Precisamente las definitivas en este barrio fueron aprobadas por el Ayuntamiento el pasado viernes, sin más añadido que adelantar media hora por la noche la retirada de las terrazas de los bares. Aún así, el documento incluye el compromiso del Consistorio de aumentar las inspecciones en los apartamentos para frenar la proliferación del alquiler sin permiso de estas viviendas.

Más

Fotos

Vídeos