Vecinos alertan del parón en la Rambleta de las obras de los primeros huertos de Ribó

La parcela está limpia de matorrales y residuos a la espera desde diciembre de su adecuación para habilitar 54 campos de autoconsumo

P. MORENO VALENCIA.

El Ayuntamiento formalizó el pasado 8 de noviembre la construcción de los primeros huertos de autoconsumo promovidos este mandato con inversión directa municipal, un empeño personal del alcalde Joan Ribó y que se cristalizó en una parcela de la prevista ampliación del parque de la Rambleta, en el barrio de San Marcelino. Desde entonces, sólo se han limpiado los terrenos y los vecinos no saben nada del inicio de las obras.

Así lo indicaron ayer fuentes de la entidad vecinal, quienes están pendientes de recibir explicaciones de la concejalía de Medio Ambiente, responsable de las obras. «Esta semana vinieron técnicos para colocar nidos en el parque, aunque no sabían nada de esto. Al parecer la concejal está de viaje», indicaron.

La inversión del Consistorio se eleva a 150.685 euros y el proyecto pasa por repartir la tierra en 54 huertos y siete tablas de cultivo. Las mismas fuentes señalaron que tampoco saben nada de cómo se gestionarán los pequeños campos. «Queremos reunirnos con la asociación de vecinos de Malilla y empezar a hablar de esto», comentaron en referencia al barrio que está justo al norte del bulevar sur.

En Malilla hay otros solares preparados sin cultivar, hechos por la empresa urbanizadora La premisa de estas explotaciones es que los productos no se pueden comercializar

Ribó entregó a la Federación de Vecinos un listado de solares susceptible de acoger de manera provisional huertos de autoconsumo, lo que en Valencia se realiza sólo en el barrio de Benimaclet, por iniciativa vecinal junto a la ronda norte. La fórmula de gestión sería similar, es decir, con acuerdos con la junta de regantes para la cesión de agua en caso de que haya acequias cercanas, así como la cesión de las pequeñas parcelas con el compromiso de cultivarlas e incluso participar en los gastos comunes.

Todo esto está en el limbo en San Marcelino. «Al menos está parado desde principios de diciembre o finales de noviembre. Limpiaron y nivelaron los terrenos, pero nada más», reiteraron. El Consistorio sí que gestiona unos huertos en la pedanía de La Torre, en el barrio de Sociópolis, desde el anterior mandato, aunque en este caso de manera directa por parte del Consell Agrari Municipal, que se encarga de supervisar las explotaciones.

La iniciativa que más polémica ha despertado ha sido el estudio para transformar el llamado solar de Jesuitas, donde se ha aprobado la ampliación del Jardín Botánico, en huertos de autoconsumo hasta que se construya la zona verde. La propuesta de una entidad vecinal no ha cuajado de momento y cuenta con cierta oposición dentro del gobierno municipal, al entender que sería un paso atrás después del enorme esfuerzo para hacerse con esta propiedad, donde iba un hotel.

Los huertos de autoconsumo tienen como premisa que los productos no se pueden comercializar, además del carácter efímero de los mismos. En la Rambleta podrían integrarse en la ampliación del jardín, igual que ha ocurrido en el parque de Malilla, donde por cierto tampoco están en cultivo pese a que la gran zona verde se abrió al público hace escasas fechas, en las inmediaciones del bulevar sur.

Fotos

Vídeos